22 de marzo de 2019
  • Jueves, 21 de Marzo
  • 11 de abril de 2008

    Luca Toni transforma la fiesta del Getafe en tragedia

    Luca Toni transforma la fiesta del Getafe en tragedia
    REUTERS

    GETAFE, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El Getafe abandonó la Copa de la UEFA de la manera más cruel posible, después de ceder un empate ante el Bayern de Múnich en el último minuto de la prórroga (3-3), que transformó la increíble fiesta azulona que se montaba en el Coliseum por lágrimas de dolor en una noche dramática, con emoción a raudales e histórica para los getafenses pese a su eliminación.

    Un heroico Getafe se sobrepuso a la temprana expulsión de De la Red y acarició en dos ocasiones las semifinales. La primera antes del final del tiempo reglamentario porque el Bayern empató, por medio de Ribery, cuando restaba un minuto y medio, y la segunda en la prórroga.

    Un tiempo extra que el Getafe abrió de manera espectacular con goles de Casquero y Braulio, pero que se tornaría en su contra en el último suspiro. Un regalo de Abbondanzieri que aprovechó Luca Toni y otro remate del ariete italiano con el tiempo cumplido acabó con la epopeya azulona.

    Marcó Luca Toni, pitó el colegiado y Getafe, y millones de aficionados españoles se echaron a llorar ante la inolvidable eliminación del equipo madrileño, superior en juego y corazón al temible Bayern y que sufrió un revés inesperado, quizá injusto por sus prestaciones en el global de la eliminatoria.

    El Bayern había salido a por todas y a punto estuvo de inaugurar el marcador en el primer minuto por mediación de Ribery después de un despiste de De la Red. Poco después, el ex del Real Madrid era expulsado por una falta a Klose cuando este encaraba ya la meta de Abbondanzieri y dejaba a sus compañeros con diez condicionando el resto del encuentro.

    Pese a tanta adversidad, el Getafe no se amilanó. Laudrup replegó sus líneas y los azulones esperaron al Bayern atrás sin ningún miedo. Conscientes de que sería un partido largo, los locales mantuvieron muy bien la concentración y viendo lo ocurrido en el partido de ida no se amilanó ante un Bayern que quería pero no podía.

    Los getafenses no hicieron ningún tipo de concesión y controlaron bien a los teutones, que no encontraban la llave ni por la izquierda, donde Cortés secó a Ribery, ni por derecha, donde apenas se vio a Schweinsteiger, ni por el centro. Por contra, el Getafe mantuvo el buen toque cuando tuvo el balón, no perdiendo nunca el estilo que le ha llevado a disputar unos cuartos de final de la Copa de la UEFA.

    GOLAZO DE CONTRA

    Así y pese a jugar con diez, el 'Geta' dispuso de alguna llegada a balón parado y con disparos lejanos, pero el mayor peligro lo traía Contra por la banda derecha. Precisamente fue el rumano el encargado de hacer explotar de alegría la grada del Coliseum cuando en un contragolpe puso el 1-0 ante la incredulidad de Kahn. El '2' recibió el balón de Casquero, amagó el pase a Manu y batió al veterano guardameta germano.

    El gol, que llegó a falta de un minuto para el descanso, supuso un baño de tranquilidad para la hinchada local, que minutos antes había visto como Lell con disparo cruzado tras un despiste de Abbondanzieri, y Demichelis a la salida de un córner habían podido abrir el marcador para los suyos que, aunque dispararon poco, dieron mucho trabajo a la zaga azulona.

    Por el ímpetu mostrado era lógico que el gol de los alemanes llegara en algún momento y como era de esperar, los bávaros no cesaron hasta lograrlo. Éste, de Ribery, se reflejó en el marcador cuando todo parecía acabado y sirvió para forzar la prórroga. No obstante, antes tuvieron que esforzarse mucho ante un Getafe que parecía imbatible.

    Así pues, los de Ottmar Hitzfield salieron en avalancha en la segunda parte. Una sucesión de ocasiones para el Bayern que no fueron capaces de igualar el resultado. Ni a balón parado, ni en balones colgados, ni con disparos desde fuera del área. Ni Toni, ni Klose, ni Ribery. Nada podía con la férrea defensa del Getafe, que soportó sensacionalmente el empuje de sus rivales.

    Incluso pudieron sentenciar los azulones. Primero por mediación de Braulio y después de Casquero, pero parecían condenados a sufrir. El ex delantero del Atlético de Madrid se resbaló cuando ya tenía batido a Kahn después de un buen contragolpe llevado por Gavilán, mientras que el centrocampista, el mejor de su equipo, lanzó rozando el poste un gran disparo desde la frontal del área.

    El Getafe perdonó y lo pagó caro. Cuando la grada celebraba el pase a semifinales, el francés Ribery cazó un rechace en el área para marcar en el último minuto del partido. Se repetía la historia de la ida pero a la inversa y los locales, muy desgastados físicamente, tenían que afrontar una dura prórroga con un hombre menos.

    TONI METE AL BAYERN EN SEMIFINALES

    Sin embargo, la ilusión de este equipo parece no tener fin y afrontaron los treinta minutos extra con la misma motivación que habían jugado el resto de la eliminatoria. Así, en tres minutos Casquero y Braulio parecían encarrilar definitivamente la eliminatoria a favor del 'Geta', pero no fue así porque Luca Toni, pichichi del torneo, dio la vuelta al marcador cuando todo apuntaba a lo contrario.

    El Getafe se ponía 3-1 cuando restaban quince minutos para el final definitivo del cruce y decidieron hacer correr al Bayern, que pese a todo no se rindió. Siguió intentándolo hasta el final y la suerte del campeón le acompañó. En cinco minutos, Luca Toni hizo dos goles que hicieron enmudecer a la grada local y acabaron con el sueño getafense, que parecía duraría al menos una fase más.

    Así, los de Michael Laudrup sucumbieron ante un Bayern que ganó por pegada pero no por juego. Serán los alemanes los que se midan al Zenit de San Petersburgo en las semifinales, pero el Getafe debe estar orgulloso porque a punto estuvo de eliminar a todo un histórico que no fue capaz de ganarle ninguno de los dos partidos.