24 de octubre de 2020
28 de abril de 2020

La prometida de Jamal Khashoggi pide a la Premier que detenga la compra del Newcastle por parte de un fondo saudí

La prometida de Jamal Khashoggi pide a la Premier que detenga la compra del Newcastle por parte de un fondo saudí
St James' Park, estadio del Newcastle United - OWEN HUMPHREYS/PA WIRE/DPA - ARCHIVO

ESTAMBUL (TURQUÍA), 28 Abr. (dpa/EP) -

Hatice Cengiz, prometida del periodista saudí Jamal Khashoggi, asesinado y descuartizado el pasado mes de octubre en el consulado de su país en Estambul, ha pedido este martes a la Premier League que detenga la adquisición del Newcastle United por parte de un fondo saudí.

La carta enviada por los abogados de Hatice Cengiz al presidente ejecutivo de la Premier League, Richard Masters, asegura que el fútbol inglés "se vería empañado por su conexión con aquellos que cometen los crímenes más atroces y luego buscan blanquearlos".

Según los informes, el Fondo de Inversión Pública (PIF) de Arabia Saudí invertirá 300 millones de libras -más de 344 millones de euros- para lograr una participación del 80 por ciento del club inglés. El príncipe heredero Mohammad bin Salman, líder de facto del reino, es el presidente de PIF.

La carta hace un llamamiento a la Premier League para que detenga a aquellos que buscan "usar el fútbol inglés como una forma de mejorar su imagen y ocultar sus transgresiones".

Khashoggi fue asesinado el 2 de octubre de 2018 dentro del consulado saudí en Estambul, donde fue a recoger documentos para casarse con Cengiz. Sus restos nunca fueron encontrados. Las agencias de inteligencia turcas y occidentales dijeron que la orden de matarlo solo podría provenir de los niveles más altos del gobierno saudí.

"La adquisición propuesta no es solo 'negocio' para el príncipe heredero y las autoridades saudíes, sino un intento de evadir a la justicia y el escrutinio internacional por un acto desmesurado", señaló la carta de Cengiz.

Amnistía Internacional advirtió que la Premier League se arriesgaba a convertirse en un "chivo expiatorio" para el "lavado deportivo" de Arabia Saudí, a la que acusa de organizar eventos deportivos para lavar la imagen de la dictadura.