24 de marzo de 2019
  • Sábado, 23 de Marzo
  • 27 de julio de 2014

    Gran Bretaña cree que Rusia debería perder el Mundial 2018

    Gran Bretaña cree que Rusia debería perder el Mundial 2018
    REUTERS

    LONDRES, 27 Jul. (Reuters/EP) -  

       El viceprimer ministro británico, Nick Clegg, se muestra partidario a que Rusia pierda el derecho a organizar el Mundial de Fútbol de 2018 después del derribo del avión de 'Malaysian Airlines' en Ucrania, afirmando que sería "una sanción política y simbólica muy potente" de cara a la figura de Vladimir Putin.

       El líder demócrata liberal dijo al 'Sunday Times' que Rusia no debería albergar la competición después de que los separatistas prorrusos fuesen acusados por las naciones occidentales de derribar el avión que causó el fallecimiento de 298 personas, entre ellos 200 de nacionalidad holandesa, lo que provocó que la federación de fútbol de este país esté sopesando la posibilidad de renunciar a la fase de clasificación para el torneo.

       En este sentido, Clegg cree que amenazar a Rusia con quitarle el Mundial sería "una sanción política y simbólica muy potente". "Si hay algo de lo que (el presidente) Vladimir Putin se preocupa, por lo que puedo ver, es su sentido de estatus. Quizás recordándole que no puedes mantener el mismo estatus en el mundo si ignoras al resto del mundo, quizá tendrá algún efecto en su forma de pensar", advierte el político en el diario británico.

       Además, el viceprimer ministro británico considera igualmente que los líderes mundiales parecerían "débiles y mentirosos", si se permitiera a Rusia celebrar el Mundial.

       "El propio Vladimir Putin tiene que entender que no puede tener su tarta y comérsela. No puede presionar constantemente la paciencia de la comunidad internacional más allá de sus límites, desestabilizar un país vecino, proteger a esos separatistas armados en el este de Ucrania y todavía tener el privilegio y el honor de recibir en 2018 los elogios de ser el anfitrión del Mundial de fútbol", recalca, dejando claro que no se puede tener al "deporte rey empañado por la fea agresión de Rusia en la frontera con Ucrania".

       La FIFA, de todos modos, no tiene previsto de momento estudiar esta situación y el pasado viernes aseguró que, aunque "deplora cualquier forma de violencia", la historia del deporte "ha demostrado que boicotear eventos deportivos o hacer una política de aislamiento o confrontación no son las formas más efectivas de resolver los problemas". "El Mundial podría ser un poderoso catalizador para un constructivo diálogo entre la gente y los gobiernos", confesó en un comunicado.

        Por otro lado, Nick Clegg también es contrario a que Rusia albergue el Gran Premio de Fórmula Uno en octubre, en la localidad de Sochi, pero el dueño de los derechos comerciales del Mundial, Bernie Ecclestone, ya ha declarado que seguirán adelante como estaba previsto.

    Para leer más