14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • 10 de julio de 2014

    El desfile de autoridades que quisieron dar el último adiós a Alfredo Di Stéfano

    El desfile de autoridades que quisieron dar el último adiós a Alfredo Di Stéfano
    EUROPA PRESS

    MADRID, 10 Jul. (CHANCE) -

    La capilla ardiente del mito madridista Alfredo Di Stéfano, situada desde el pasado 8 de julio martes en el Santiago Bernabéu, cerró sus puertas a las 15 horas del miércoles, antes de un pequeño responso íntimo previo a la salida del féretro de la leyenda blanca rumbo al cementerio madrileño de La Almudena, donde su familia se despediría del exfutbolista en la intimidad.

    Ha sido en el palco de Honor del Bernabéu, donde se ha rendido tributo al mito madridista, volvió a abrir sus puertas ayer para que aficionados, exfutbolistas y representantes de distintas instituciones pudieran dar su último adiós al hispano-argentino.

    Como ya sucedió a lo largo del martes, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y el director de Relaciones Institucionales del club madrileño, Emilio Butragueño, ejercieron de anfitriones ante la afluencia masiva de autoridades que quisieron estar presentes en el homenaje al astro madridista.

    Las instituciones políticas tuvieron su hueco en el homenaje a la figura de Di Stéfano. Así, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, o el presidente de la Audiencia Provincial de Madrid, Eduardo de Porres Ortiz, visitaron la capilla ardiente. Mostraron sus condolencias a la familia y les acompañaron en estos tristes momentos.

    Por su parte, el embajador de Colombia, Fernando Carrillo Flórez, acudió al homenaje como representante de un país donde el hispano-argentino militó en su etapa como jugador, en el club Millonarios, antes de recalar en el Real Madrid. También se acercaron al feudo madridista más exjugadores de la entidad 'merengue', como Rafael Martín Vázquez, u otros que convivieron a lo largo de su vida o compartieron vestuario con la "Saeta Rubia", como el caso de Pedro de Felipe.

    No faltó Nuria González, esposa de Fernando Fernández Tapias, quien se encargó de velar por el bienestar de la familia.

    Asimismo, miles de personas siguieron desfilando por la capilla ardiente, situada en el palco de Honor del estado Santiago Bernabéu, ataviados con camisetas del Real Madrid y de otros equipos españoles, de las selecciones española y argentina e incluso de clubes extranjeros, especialmente de conjuntos sudamericanos, lo que da una idea de la repercusión y el cariño que generó Alfredo di Stéfano en todo el planeta.

    Más de 200 personas estaban esperando en el exterior del Bernabéu para observar cómo el ataúd de la 'Saeta Rubia', envuelto en la bandera del Real Madrid, abandonaba definitivamente el coliseo blanco. En ese escenario en el que protagonizó muchas tardes de gloria para el club que hizo más grande, la afición le despidió al grito: 'Alfredo, el más grande'.