5 de marzo de 2021
19 de enero de 2021

Isabel Macías: "Mi carrera me sabe a poco, creo que podría haber arañado algo más"

Isabel Macías: "Mi carrera me sabe a poco, creo que podría haber arañado algo más"
Isabel Macías, con su medalla de plata del Europeo en Pista Cubierta 2013 - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

La zaragozana Isabel Macías confiesa que le ha dado "pena" tener que dejar el atletismo tras una carrera que le ha sabido "a poco" porque cree que "podría haber arañado algo más" o haber disputado unos segundos Juegos Olímpicos tras los de Londres 2012, pero que también ha sido en su continuo esfuerzo por poder volver a competir cuando más ha "disfrutado" de su deporte.

"Me sabe a poco (mi carrera), no te voy a engañar, creo que podría haber arañado algo más, sobre todo en el crono de 800 (2:03.42), y en cuanto a campeonatos, con que me devolviesen los resultados que me han 'robado' (por casos de dopaje del atletismo ruso), casi que me conformaría. También me quedo con la espina de otros Juegos, pero estoy satisfecha porque he hecho todo lo que ha estado en mis piernas", señaló Macías en una entrevista a la web de la RFEA.

La aragonesa decidió no seguir "por la pandemia, por el confinamiento, el no disponer de cinta y las consecuencias físicas y psíquicas que esto ha tenido" y por culpa de "una molestia en la espalda" de la que aún no tiene diagnóstico y después de haber vuelto a los entrenamientos con unos resultados que la ilusionaban "para un buen verano". "He sido un negocio que ha tenido que cerrar su actividad por quedarse sin fondo de maniobra", lamentó.

Y es que las lesiones le han marcado en los últimos años, sobre todo "una pesadilla" en forma de endofibrosis de la arteria iliaca. "Una lesión vascular en la cual, cuando llegaba a un nivel de pulso y tensión arterial, el callo interno que anatómicamente se había creado en dichas arterias me dejaba sin flujo, y me caía la tensión un 60 por ciento por lo que colapsaba y claudicaba", explicó.

"Además era casi matemático porque, aproximadamente en el 1.000, no podía impulsar, me quedaba sin fuerzas en las piernas, pero la cabeza funcionaba y sabía que eso no era normal. Lo que peor llevé fue el largo proceso hasta saber qué pasaba y que se achacase a un problema de mentalidad, que me llegué a creer. Esa incertidumbre y ver como tu cuerpo no respondía, aunque estuviese en forma, fue muy frustrante", añadió Macías.

Pese a ello, no cejó en su empeño por volver a la élite, un esfuerzo que "ha merecido la pena". "Ha sido cuando más he disfrutado el proceso y el resultado. He valorado todo y me he exigido justamente a mi momento de forma. Creo que es cuando de verdad he disfrutado el atletismo y por eso me da tanta pena tener que decir adiós", apuntó.

"Ahora tengo un grupo de chavales con los que he crecido y que están empezando a recoger resultados. Me hace una ilusión tremenda acompañarles en el camino", afirmó la zaragozana de cara al futuro, sin olvidar el "gran reto" que tiene como vicepresidenta de la Federación Aragonesa y en su puesto en la Junta Directiva y la Comisión de Mujer de la RFEA.

Sobre su plata en el 1.500 del Europeo de Pista Cubierta de 2013, la española admite que fue una final donde no tuvo "las mejores sensaciones". "Esa misma mañana me bajó la regla, que para mí siempre ha sido un hándicap porque he tenido algún tema de salud importante. La noche anterior no descansé bien y afloraron todas esas cosas que, cuando estás en capilla, te meten mil dudas en la cabeza. Pero todas se fueron con el disparo, y cuando crucé la meta solo sentía que todo había merecido la pena", advirtió.

Finalmente, la mediofondista reconoce que fue "el atletismo" quien la eligió. "Aunque tenía ese primer recuerdo de Fermín Cacho cruzando la meta como campeón olímpico en Barcelona'92, fue la casualidad de mi vida la que, tras varios cambios de colegios, me llevó a La Estrella. Allí existía una gran implicación con esa extraescolar y recuerdo que, en la primera carrera en la que participé, me apunté porque pensaba que solo era una excursión; y la motivación fue el chocolate caliente y el donut que te daban en meta", relató.