14 de octubre de 2019
30 de noviembre de 2009

Pol. Deportiva.- El COI y la FIFA se congratulan de la entrada en vigor mañana del Tratado de Lisboa

En el Tratado se reconoce, por primera vez en la historia, la especificidad del deporte

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Comité Olímpico Internacional (COI) y la FIFA mostraron su satisfacción por le refuerzo que supone para el deporte en el seno de la Unión Europea la entrada en vigor mañana del Tratado de Lisboa, en el que, por primera vez en la historia, se reconoce su "especificidad".

El nuevo Tratado "ofrece al deporte un fundamento jurídico, fundamento por el que el movimiento olímpico ha luchado los últimos quince años", destaca el COI en un comunicado

Y es que, en sus artículos 6 y 165 se subraya la importancia del deporte en Europa, reconociendo su especificidad, y haciendo de su promoción un objetivo comunitario.

"Hemos alcanzado logros considerables. Agradezco a los Estados miembros que se hayan movilizado por el deporte en los últimos años. El impacto del deporte en el seno de la UE es enorme, como también lo es la influencia de los políticos europeos", expresó el presidente del COI, Jacques Rogge.

El belga, destaca que "ha llegado el momento de evolucionar de un enfoque que contempla individualmente cada caso hacia un entorno en el que las características específicas del deporte se tengan en cuenta de forma apropiada".

Mientras, también a través de un comunicado, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter destacó la relevancia del contenido del artículo 165 para el futuro del deporte. "Al reconocer la especificidad del deporte, intentamos proteger su universalidad, que es la primera de sus características específicas en un mundo cada vez más dividido", afirmó.

Así, cree que esto sirve "para preservar sus estructuras, que garantizan el equilibrio en el seno de cada deporte; entre el fútbol de aficionados y el fútbol profesional, entre el fútbol de clubes y el de selecciones nacionales, la identidad nacional de los clubes... y también la función educativa y social del deporte".

"Asimismo --añade el suizo--, se tratará de proteger la equidad y la competitividad de las competiciones ante el declive de la impredecibilidad del resultado deportivo".

La referencia al deporte en el Tratado de Lisboa, suministra los instrumentos necesarios para lograr los objetivos del deporte y servirá para que deje de contemplarse únicamente desde un punto de vista económico y se tengan en cuenta las estructuras que descansan sobre la base del voluntariado, así como su función social y pedagógica.

Además, el principio fundamental de una redistribución de los fondos en beneficio del desarrollo del deporte le distingue de otros sectores. Al respecto, el movimiento olímpico y deportivo ha tenido que afrontar numerosos desafíos, en particular decisiones adoptadas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea exclusivamente sobre las normas deportivas. Por ejemplo, la protección de las selecciones nacionales y las leyes relativas a la libre circulación de los atletas profesionales se deben abordar según las normas propias del deporte y las particularidades del deporte internacional.

"Nos mostramos completamente a favor de este planteamiento, la Unión Europea debe apoyar y no reglamentar el deporte", precisó Patrick Hickey, presidente de los Comités Olímpicos Europeos.

Por otra parte, cabe destacar que, en los próximos meses, el centro de interés del movimiento olímpico y deportivo girará en torno a la correcta aplicación de los artículos 6 y 165. Así, se pretende proteger la autonomía del deporte y preservar la integridad de las competiciones deportivas.

"Estamos listos para poner nuestras competencias a disposición a fin de consolidar estos nuevos artículos sobre el deporte para que esta empresa tenga éxito para todo el mundo", valoró Mario Pescante, vicepresidente del COI y presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de este organismo.

Pescante confirmó que el Gobierno español, que asumirá mañana de la Unión Europea ya les "ha invitado a trabajar de ahora en adelante en estrecha colaboración durante el primer semestre de 2010". "Nos satisface este hecho y estamos igualmente dispuestos a continuar el diálogo constructivo y regular que ya hemos entablado con las instituciones europeas", recalcó.