25 de noviembre de 2020
9 de junio de 2006

La tradición, el color y la música levantan el telón del Mundial en el Allianz Arena de Múnich

La tradición, el color y la música levantan el telón del Mundial en el Allianz Arena de Múnich

BERLÍN, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Alemania concentró hoy sobre el césped del Allianz Arena de Múnich a la tradición de su país y del fútbol, con varias muestras del folclore de sus tierras y una pléyade de históricos ex jugadores, con una fiesta de color y música en la ceremonia inaugural del Mundial.

Antes de que el duelo entre la anfitriona y Costa Rica levantara el telón del fútbol, la ceremonia, recortada por exigencias del césped, hizo las delicias de los espectadores, aunque no de todos los que lo deseban, ya que las medidas de seguridad impidieron a varios miles entrar a tiempo al coliseo, que durante la cita será blanco para albergar los duelos de la selección.

Al césped, cubierto con lona, del estadio muniqués fueron saliendo distintas muestras de la tradición popular de las distintas zonas de Alemania, con la música como protagonista y exhibiciones de bailes regionales, tamborradas o cencerradas, antes de dar paso a la actualidad y a la fiesta del 'hip-hop', el rap y el baile más moderno.

Pelé, portando la Copa del Mundo en sus manos, realizó la entrada triunfal al estadio, acompañado de la espectacular modelo alemana Claudia Schiffer, paso previo a la aparición de representantes de todos los campeones mundiales de la historia.

En total, 160 jugadores de equipos de los siete países que han ganado un título mundial Brasil, Argentina, Uruguay, Alemania, Italia, Alemania y Francia se reunieron para la inauguración.

Brasil, que con sus cinco títulos es el máximo galardonado, contó con el mayor número de representantes (55) con Pelé a la cabeza, seguido por Argentina, con 33 ex futbolistas, encabezados por Maradona y Mario Alberto Kempes, el máximo goleador en la conquista de 1978.

Para el aplauso de los seguidores germanos, Horst Eckel, encabezará a cinco integrantes del equipo alemán que conquistó su primer título en 1954.

Italia vio a su delegación liderada por Giancarlo Antognoni, Giuseppe Bergomi y Marco Tardelli, mientras que Inglaterra, que ha ganado un solo título, en 1966, contó, entre otros, con Sir Bobby Charlton, lo mismo que Didier Deschamps, Karembeu, Petit, Dugarry, Lizarazu, capitán del equipo francés campeón en casa en 1998.

Uruguay con dos títulos, en 1930 y 1950, tan sólo contó, por razones cronológicas, con un representante de la escuadra del 'maracanazo', el octogenario Alcides Edgardo Gigghia, que venció al portero Barbosa para marcar el gol con que Uruguay conquistó el título Mundial de 1950.

Tras los campeones del mundo, sobre el césped del estadio muniqués aparecieron el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, el presidente del Comité Organizador, Franz Beckenbauer y al presidente alemán Horst Kohler, que fue el encargado de inaugurar formalmente el decimoctavo Mundial.

La ceremonia siguió con el himno del Mundial, 'Zeit dass sich was dreht' ('Es tiempo de que esto se mueva'), a cargo de Herbert Gronemayer, el cantante más popular de Alemania en los últimos años, y mientras se entonaba la canción aparecieron niños portando las banderas de los 32 países participantes.

Posteriormente, minutos antes del inicio del partido inaugural, el Allianz Arena recibió al grupo 'Il Divo', que, acompañado por Tony Braxton, ganadora de 6 premios Grammy, entonó la composición de Jorgen Elofsson, 'The time of our lives', himno oficial del Mundial, que volverá a sonar en la ceremonia de clausura, el 9 de julio en Berlín.

Después fue el momento del público, con el estadio ya por fin abarrotado, que se volcó para cantar la ya mítica 'Football is coming home' antes de dar la bienvenida a los jugadores y de entonar los himnos de ambos países.

El choque arrancó tras un minuto de silencio en recuerdo de todos los miembros de la familia del fútbol fallecidos en el último año, entre ellos los jugadores George Best o Telmo Zarra, y con especial referencia a los más recientes, los padres del portero mexicano Oswaldo Sánchez y del defensa argentino Leandro Cufré, convocados por sus respectivas selecciones para disputar el torneo.