10 de abril de 2020
17 de agosto de 2008

JJ.OO/Gimnasia artística.- Deferr, "contento" con la plata: "Era muy complicado sacar medalla, casi imposible"

"No me echéis todavía, que de momento voy ganando medallas y espero poder estar en Londres en forma" "Me ha parecido que han puntuado al chino un poco alto, pero yo tampoco he hecho un ejercicio mejor que él"

PEKÍN, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El gimnasta español Gervasio Deferr, doble campeón olímpico en salto, no ocultaba su alegría por haber logrado una importante medalla de plata en su aparato preferido, en suelo, y desveló que pasó muchos "nervios" tras ver las caídas de los favoritos en la final.

"Tres medallas en tres Juegos Olímpicos y no tengo mucho que decir más. Por fin tengo una medalla olímpica de suelo, aunque no sea oro, pero tampoco es un bronce, que me habría jodido más", reconocía el catalán al término de la entrega de preseas.

"Era muy complicado sacar medalla, era prácticamente imposible, si Dragui e Hypólito no hubieran fallado estaríamos muy ahí, y somos cuatro gimnastas para tres puestos", destacó recordando que en Sydney no entró en la final y en Atenas fue cuarto.

Una plata que para Deferr sirve para silenciar a los que le han criticado. "La gente discute mi forma de entrenar. A los hechos me remito si luego me va bien. He trabajado muy duro para esto, las he pasado canutas en Madrid y aquí este es el resultado", recalcó sobre lo conseguido.

Además, el español, que suma con ésta tres preseas olímpicas, sueña con añadir alguna más a su laureado palmarés. "Yo de momento sigo, cuando me retire ya os lo diré. No me echéis todavía, que de momento voy ganando medallas. Espero poder estar en Londres en forma, sin ningún tipo de lesión grave", deseó, reconociendo que disfruta "como un niño".

NERVIOSO AL VER EL CONCURSO.

Por otro lado, Gervasio Deferr explicó que vivió con "muchos nervios" la final de suelo. "Nervios al ver a Dragulescu trabucarse de culo y luego al ver a Hypólito he pensado que no puede estar pasando esto, ahora sólo falta que caiga el chino y que me den la medalla", confesó.

"Luego el chino ha competido muy bien, además, estando en casa, a mí me ha parecido que le han puntuado un poco alto, pero yo tampoco he hecho un ejercicio mejor que él, así que estoy contento. Tres juegos, tres medallas", zanjó sobre una posible polémica por la puntuación de los jueces.

Deferr explicó que tenía "la sensación de que iba a ser más complicado que en los otros Juegos", ya que en el ejercicio de suelo se tiene "más tiempo para pensar, ponerse nervioso, fallar, de todo, e iba a ser más complicado".

"Tenía un sentimiento de ansiedad y los he visto fallar a ellos y he pensado, les pasa lo mismo que a mí, no han soportado la presión, y pensé que tenía que hacer mi ejercicio de suelo que he hecho millones de veces, estoy súper preparado para hacerlo y ya, tengo que hacer simplemente mi trabajo", destacó.

Además, valoró positivamente el hecho de ser el último en competir. "Es lo mejor, pero hoy viendo que estaba ahí la posibilidad de medalla se me ha puesto cuesta arriba un poco. Primero he visto la nota y no sabía si era segundo y tercero, y he tenido que mirar la nota", desveló.

De la final, el catalán comentó que "no" había hablado con el brasileño Hypólito, hundido tras caerse en la última diagonal. "Es joven y le cuesta asimilar estas cosas, estaba muy metido en sí mismo", dijo sobre el carioca, mientras que apuntó que Dragulescu le animó a ir a por el oro.

"'Dragu' cuando ha visto que no tenía posiblidades me ha dicho: 'Venga Gervi que tú puedes, dale duro que puedes ganar fácil'. Es que Dragu y yo llevamos toda la vida juntos. Tenemos la misma edad y somos amigos, de otros no, pero de éste sí", señaló, lamentando el fallo del rumano en la final de suelo.

Por otro lado, Deferr confesó que además de haber hablado con su padre y con su hermano también ha recibido la llamada telefónica del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del rey Juan Carlos, que le han felicitado por la medalla de plata.

El catalán, además, apuntó que en esta ocasión no habrá tatuaje, como hiciera en Atenas y en Sydney. "Sólo me tatuaba Pekín si era oro, pero he sido plata. Me he salvado de tatuarme, ya que con la tontería llevo seis tatuajes", apuntó.