31 de marzo de 2020
8 de septiembre de 2008

JJ.OO.- Lissavetzky presenta la 'hoja de ruta' para el deporte español tras los Juegos Olimpicos de Pekín

BARCELONA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado para el Deporte y presidente del Consejo Superior de Deportes, Jaime Lissavetzky, anunció hoy la 'hoja de ruta' que debe seguir el deporte español en los próximos años formada por la extensión de la práctica deportiva, la cosolidación de la práctica deportiva en España, el fortalecimiento del sistema deportivo, la influencia del deporte en la sociedad y la proyección internacional del deporte.

Lissavetzky presentó estos cinco puntos con motivo de la conferencia "El deporte español después de los Juegos Olímpicos de Pekín", pronunciada en la sala de actos de 'la Caixa', en la que analizó los resultados de la delegación española en las pasadas olimpiadas, y configuró la hoja de ruta que debe marcar "un nuevo comienzo ambicioso".

Potenciando la idea de que "después de Pekín está el futuro", el secretario de Estado para el Deporte se refirió al primer punto del camino a seguir, la 'extensión de la práctica deportiva', como algo en lo que hay que invertir y potenciar entre los más jóvenes para evitar que se siga produciendo que los estudiantes que terminan la enseñanza obligatoria dejen también el deporte, una situación que aseguró se está produciendo.

En este punto, Lissavetzky se refirió a una mayor inversión tanto en infraestructuras, como en avanzar la tecnificación y en continuar manteniendo la inversión en los diferentes Centros de Alto Rendimiento (CAR) distribuidos por todo el país.

En segundo lugar, la 'consolidación de España como referencia deportiva' manifestó que sólo se puede conseguir si se evita caer en la 'autocomplacencia' surgida por los grandes resultados del deporte español en los últimos tiempos.

Posteriormente, en el apartado del 'fortalecimiento del sistema deportivo' hizo hincapié en dos aspectos fundamentales que son la 'tolerancia cero en el dopaje' y la 'permisividad nula con los brotes de violencia' surgidos alrededor del deporte. En este sentido, Lissavetzky condenó a los deportistas que se han dopado e instó a "no bajar la guardia" en este aspecto.

Además, aseguró que "no" pueden "cerrar los ojos a aquellos que aprovechándose de espectáculos deportivos" tienen comportamientos violentos o racistas dentro de recintos donde se practica deporte. En relación a este punto, Lissavetzky avanzó que se está trabajando en la creación del "Libro blanco del deporte profesional" en el que se tendrá en cuenta aspectos mercantiles, audiovisuales o administrativos, entre otros.

Los dos últimos puntos tienen el objetivo de aumentar la influencia en la sociedad por parte del deporte y de seguir potenciando y consiguiendo una mayor proyección internacional del mismo.

"EL 2008 HA SIDO UN AÑO HISTÓRICO PARA EL DEPORTE ESPAÑOL"

Jaime Lissavetzky también hizo balance de los éxitos deportivos del deporte español en los Juegos Olímpicos de Pekín y del año 2008 en general al que calificó como "extraordinario", y dijo que ahora es el momento de "hacer un alto en el camino" porque es un buen momento para "hacer una reflexión".

En este "histórico" año del deporte español, destacó la consecución de la Eurocopa por parte de la selección española de fútbol, los éxitos del ciclismo español ganando Tour de Francia (Carlos Sastre) y Giro de Italia (Alberto Contador), las victorias del tenista Rafa Nadal en Roland Garros y en Wimbledon.

Además, en este sentido añadió los buenos resultados en los "momentos gloriosos" del deporte español en las pasadas olimpiadas, recordando nombres como los de los ciclistas Samuel Sánchez y Joan Llaneras, los triunfos en piraguismo y vela, la prolongación de felicidad de Rafa Nadal con la medalla de oro, o "la mañana en la que el baloncesto español dio un susto a las estrellas de la NBA", obteniendo la medalla de plata.

El secretario de Estado para el Deporte también reflexionó que no sabe si el año 2008 es "irrepetible", pero que como mínimo considera será "muy difícil de volver a ver un año con tantos triunfos". Pero a pesar de los éxitos, quiso tener la cabeza fría al insistir en la idea de que sería "un error" caer en la autocomplacencia, pero que también sería negativo que existiera "cualquier atisbo de pesimismo".

"NO SE HA DADO TODAVÍA EL GRAN SALTO"

"En este año ha habido muchas más luces que sombras, pero en definitiva ha habido un gran avance de calidad. El deporte olímpico español ha dado un paso hacia adelante, un empujón firme, pero que no se ha dado todavía 'el gran salto", consideró un Lissavetzky que matizó que "lo cual no quiere decir que no estemos en condiciones de darlo en el futuro".

En este sentido, Lissavetzky explicó que España "ha brillado" en los deportes de equipo que son los que miden "la base social y la tradición" del deporte en un país. En otro sentido, tuvo tiempo para la autocrítica y reconoció que no todo son "luces", sino que también "hay sombras".

En referencia a esto, aseguró que pese a que "no hay que caer en un pesimismo exagerado", lo cierto es que por lo que se refiere al deporte femenino "el nivel es manifiestamente mejorable". Aunque afirmó que "allí donde se han hecho mayores esfuerzos ha habido resultados", destacando el papel de la natación sincronizada o la pareja de dobles formada por Virginia Ruano y Anabel Medina, plata en Pekín.