3 de abril de 2020
17 de agosto de 2008

JJ.OO/Tenis.- (Ampl.) Nadal, oro en un año perfecto

El manacorí ha firmado tres meses de ensueño con Roland Garros, Wimbledon, el número uno y el oro olímpico

PEKÍN, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El tenista español Rafa Nadal cumplió su sueño y se colgó la ansiada medalla de oro al imponerse en la final de los Juegos de Pekín al chileno Fernando González, añadiendo un metal olímpico a un palmarés intachable.

El mallorquín, que superó al chileno por 6-3, 7-6(2) y 6-3, se marcha de la capital asiática con el objetivo cumplido después de tres meses increíbles en los que ha sumado su cuarto Roland Garros, su primer Wimbledon y ha arrebatado el número uno del mundo al suizo Roger Federer.

Nadal, indiscutible favorito en la final, sólo mostró algunas carencias en momentos puntuales de la segunda manga, en la que el chileno llegó a contar con dos puntos de set. Aunque al superar esas complicaciones, su juego sólo fue a más y terminó con la resistencia mental del sudamericano.

González, que había salvado tres puntos de partido contra el estadounidense James Blake en las 'semis', llegó a levantar tres 'match-points' en la tercera manga ante Nadal, pero hoy su gesta no dio para más.

El manacorí saltó a la cancha como un ciclón, muy activo y con ganas de encarrilar el duelo por la vía rápida. A pesar de comenzar sacando, algo que no le gusta en absoluto, Nadal estaba decidido a dejar claro a su rival quién es y se apuntó su primer juego sin problemas.

Muy motivado, fue capaz de quebrar el saque del chileno en el segundo juego para ponerse con su siguiente servicio con un cómodo 3-0 que dejaba patente sus intenciones. El de Santiago no lo acusó y se anotó su primer juego en blanco, aferrándose a su prodigioso saque y a su derecha para sobrevivir al 'huracán Nadal'.

La réplica del tetracampeón de Roland Garros no se hizo esperar. Juego en blanco. Su incisividad estaba obligando a González a tomar más riesgos de los oportunos ante alguien como Nadal, subiendo a la red a la desesperada.

El manacorí ya no tuvo que hacer muchos más esfuerzos. Gozó de un punto de set al resto en el octavo juego y aunque no lo pudo amarrar, cerró con comodidad el set con su siguiente servicio.

NADAL BAJA LA INTENSIDAD.

La intensidad en la que se había movido la primera manga, no pudo mantenerse en la segunda. El de Santiago ganó eficacia con su saque y puso en los primeros apuros a Nadal al moverle más por la pista con sus 'derechazos'.

Ninguno era capaz de romper el saque de su adversario y todo apuntaba al 'tie-break' hasta que González quiso saltarse el guión. En el duodécimo juego dispuso de dos bolas de set, pero Nadal, infatigable, no estaba dispuesto a alargar su subida a lo más alto del podio, donde disfrutó como un niño, y las salvó.

En la muerte súbita, el balear no se complicó. Su mayor experiencia y su fortaleza mental fueron suficientes para anotarse el segundo parcial y mellar seriamente las opciones de Fernando González.

Perder la segunda manga hizo mella en el chileno. Rafa contó con dos bolas de 'break' en el segundo juego. Un nuevo aviso para González. No tuvo que esperar mucho más el pupilo de Toni Nadal, hoy en Mallorca siguiendo el partido, para lograr su primera renta (3-1).

Nadal había roto el choque y ya no había marcha atrás. González apeló a la épica, salvó tres bolas de partido en el octavo juego, pero ya no pudo hacer más. Sólo asistir como espectador de lujo al triunfo del balear, que cerró el partido con su siguiente 'match-point' al saque.

PRIMER ESPAÑOL EN LOGRAR LA CORONA OLÍMPICA.

El mallorquín se convierte en el primer jugador de la auténtica elite en colgarse un oro olímpico desde que lo lograra Andre Agassi en Atlanta'96, digno sucesor del americano, otro tenista que siempre daba lo mejor cuando defendía los colores de su país.

El manacorí celebró de la mejor forma posible su ascenso al número uno del ranking mundial al colgarse la séptima medalla para la delegación española en esta cita, después de los oros de Samuel Sánchez y Joan Llaneras, las platas de Medina y Ruano, el 49er y Gervasio Deferr y el bronce de José Luis Abajo.

Nadal, que derrotó en una vibrante semifinal al serbio Novak Djokovic, se convierte en el primer español como campeón olímpico de tenis aunque Manolo Santana ya se colgó un oro en Guadalajara'68 cuando el deporte de la raqueta era exhibición.

El balear, campeón este año de Roland Garros y Wimbledon, suma la undécima medalla para el tenis español después de la plata de Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal en dobles (Seúl 1998). En Barcelona'92 Jordi Arrese y el dúo Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario se colgaron también la plata y la menor de los Vicario el bronce en individuales.

Arantxa Sánchez Vicario y Sergi Bruguera también fueron plata en Atlanta (1996), y Arantxa y Conchita, bronce. Igual que la pareja Albert Costa y Alex Corretja en el dobles de Sydney (2000), 'Vivi' Ruano y Conchita Martínez en Atenas 2004 y de nuevo 'Vivi' Ruano junto a Anabel Medina en Pekín 2008.