21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 21 de junio de 2009

    Tenis/Wimbledon.- El All England Club, el escenario preferido de Federer

    El número uno del mundo quiere acercarse a los siete títulos de Sampras

    LONDRES, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El suizo Roger Federer cuenta en Wimbledon, tercer 'grande' de la temporada, con una nueva oportunidad para seguir agrandando su nombre dentro de la historia del tenis y sumar su sexto entorchado, a sólo uno de los siete títulos, no consecutivos, de Pete Sampras.

    Después de conseguir hace unas semanas su primer título en Roland Garros, firmar el 'Grand Slam' --los cuatro grandes del circuito-- y elevar a 14 sus triunfos en este tipo de torneos, el ex número uno del mundo quiere más.

    Sobre la arcilla parisina, donde Nadal cayó eliminado en octavos de final, Federer conquistó tres hitos de una tacada, ya que igualó los 14 'grandes' de Sampras, alzó su primera Copa de los Mosqueteros y entró en el elitista club de los jugadores que han conquistado el 'Grand Slam'.

    Ahora, con la posibilidad matemática de arrebatar al manacorí el número uno del mundo, el de Basilea regresa al escenario de la mejor final entre ambos, la del pasado año, en la que Nadal conquistó la 'ensaladera' y metió la directa para terminar encaramándose al número uno del escalafón.

    A partir de mañana, su nuevo reto son los siete títulos en Londres de Sampras. El estadounidense, que junto con el local William Renshaw, son los tenistas que en más ocasiones lograron hacerse con la victoria final, un total de siete, es el modelo a seguir del helvético. Renshaw sumó seis de esos galardones de forma seguida (entre 1881 y 1886) aunque sus logros se asientan en los albores del torneo y parecen perdidos en los libros de las historias tenísticas.

    El tenista de Washington ejerció de monarca en las pistas de All England Club, al igual que Federer en los últimos tiempos, y sus triunfos se agruparon entre el 93-95 y el 97-2000. Tan sólo Krajicek, su rival en cuartos de final, osó poner en duda su hegemonía con la victoria en la edición 1996.