15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • Martes, 12 de Noviembre
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • Sábado, 9 de Noviembre
  • Viernes, 8 de Noviembre
  • Jueves, 7 de Noviembre
  • Miércoles, 6 de Noviembre
  • 14 de septiembre de 2015

    Loki Lego Launcher: La aventura espacial de un R2D2 y un gato llamado Loki

    DESCONECTA, 14 Sept.

    Kimberly y Rebecca Yeung, de 8 y 10 años respectivamente, son dos niñas residentes en Seatlle que durante siete días estuvieron trabajando codo con codo con su padre para la fabricación de una nave espacial a la que enviar al espacio contando como miembros de la tripulación un muñeco Lego de R2D2, una fotografía de su gato Loki y dos cámaras GoPro ancladas en la estructura para filmar el viaje.

    La misión era clara: conocer cómo se veía la Tierra al borde del espacio, en la estratosfera, y los medios para conseguirlos: todos aquellos a los que dos pequeñas aficionadas a la ciencia pudieran tener acceso fácilmente en ferreterías y tiendas de bricolaje.

    La 'Loki Lego Launcher', equipada con cámaras y un sistema de seguimiento por GPS, despegó del estado de Washington gracias a un globo de helio atado a la estructura y mantuvo su vuelo durante 4 horas, llegando a alcanzar una altura aproximada de 23.700 kilómetros y una velocidad máxima de 110 kilómetros por hora.

    Cargando el vídeo....

    En el vídeo que recoge todo el proceso hasta el momento del despegue de la nave, las niñas narran todo lo que han aprendido y en las pruebas de ensayo y error por las que tuvieron que desechar el primer prototipo de la nave por ser demasiado pesado. Así mismo, compartieron otras valiosas lecciones como que: "nunca hay que hacer caso al pánico y siempre hay que confiar en los datos y en los hechos", además de que "tener un buen plan de proyecto es una muy buena idea".

    Finalmente, la nave aterrizó a 80 kilómetros de donde había sido lanzada y pudieron localizarla gracias al GPS incorporado. Una misión de la que Kimberly, Rebecca, Loki y R2D2, pueden sentirse más que orgullosos.