29 de enero de 2020
27 de noviembre de 2019

A esta niña no le pasa nada y la explicación es un efecto óptico desconcertante

A esta niña no le pasa nada y la explicación es un efecto óptico desconcertante
A esta niña no le pasa nada y la explicación es un efecto óptico desconcertante - REDDIT

MADRID, 27 nov. (EDIZIONES)

Una fotografía en la que la protagonista es una niña posando en mitad del campo se ha hecho viral en cuestión de días por un efecto óptico un tanto desconcertante.

De un primer vistazo, la fotografía nos llama la atención porque la niña parece tener algún tipo de problema con sus piernas, a pesar, incluso, de saber previamente que se trata de un efecto óptico. Sin embargo, el cerebro se toma su tiempo -quizá más del que quisiéramos en ese momento- para tratar de unir todas las piezas y llegar a la conclusión de dónde se encuentra el truco realmente.

Young girl posing with a bag of popcorn from r/confusing_perspective

En este caso, la causante del efecto óptico con sus piernas es una bolsa de palomitas que se camufla en tono y textura con la hierba amarillenta del campo en el que posa y que contrasta con su ropa oscura.

Una vez visto, después resulta tan evidente que, como espectador engañado, te llegas a preguntar por qué no lo habías visto antes.

Y es que en eso consiste un efecto óptico. En una serie de ilusiones del sentido de la visión que nos lleva a percibir la realidad de distintas formas.


Lo más leído
  • ¿Cómo serían Isabel de Castilla o Cleopatra si vivieran hoy? Una artista trae al presente personajes históricos
  • 'Toon me challenge', el reto en el que ilustradores 'transforman' sus fotos en personajes animados
  • La fotografía de un granjero con su camello con un eclipse solar en Dubai de fondo se ha hecho viral
  • Así es la ecografía de un feto de tiburón moviéndose dentro del útero de su madre
  • Dain Yoon: La artista surcoreana que con maquillaje es capaz de adoptar mil y una caras
  • Arte, literatura y datos sobre la prima de riesgo: estos son los 'bots' más interesantes de Twitter