22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • Jueves, 17 de Octubre
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • Martes, 15 de Octubre
  • Lunes, 14 de Octubre
  • Viernes, 11 de Octubre
  • 28 de mayo de 2019

    ¿Qué es un radar de ruido y qué ciudades los están utilizando?

    ¿Qué es un radar de ruido y qué ciudades los están utilizando?
    EUROPA PRESS

    MADRID, 28 May. (EDIZIONES) -

    Un total de 250 dólares: esto es lo que va a costar a partir de verano conducir de forma ruidosa en Edmonton (Canadá). El Ayuntamiento va a poner en marcha un proyecto piloto --que incluye policías y 'radares de ruido'-- para reducir los niveles de contaminación acústica en la ciudad.

    "Estamos usando prototipos que permiten capturar ruido e imágenes de un vehículo", ha explicado en declaraciones a Europa Press Gerry Shimko, el Director Ejecutivo del Departamento de Seguridad de Tráfico de la ciudad. "La legislación en Canadá no está demasiado desarrollada en lo concerniente a identificar específicamente a vehículos" para perseguirlos de manera judicial, por lo que el proyecto incluirá a policías como "testigos" que se aseguren de que el vehículo al que se multa es el que realmente ha infringido la ley. Según ha resumido Shimko, el objetivo es que los policías "utilicen la tecnología como herramienta para recabar evidencias".

          Reuters

    Estos 'radares' miden los decibelios que alcanza un vehículo al pasar cerca de ellos y tienen cámaras que se activan para capturar imágenes del coche o motocicleta infractores si estos superan un determinado nivel de ruido: entre 50 y 75 decibelios, dependiendo de si se conduce de noche o no, o en una zona residencial o no, según la legislación de la ciudad.

    El plan se va a poner en marcha tras otros dos proyectos piloto en el que las autoridades de Edmonton han evaluado la tecnología a su disposición para medir los niveles de ruido y los lugares de la ciudad más susceptibles de padecer contaminación acústica. Edmonton sigue la estela de ciudades como Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), donde también se implantó en 2016 un sistema de 'radares de ruido' para multar a los vehículos más ruidosos.

    Proyectos de corte más informativo y menos sancionador no han acabado de funcionar en el pasado: el Ayuntamiento instaló en 2018 ocho 'radares' con pantallas que avisaban de los niveles de ruido, pero se vieron obligadas a retirar la mitad porque los conductores de vehículos más estrepitosos "querían comprobar cuánto ruido eran capaces de hacer", ha recordado Shimko. 

    El Director Ejecutivo ha señalado que cree que parte de la estrategia para luchar contra la contaminación acústica sería "conseguir que los ciudadanos que se ven afectados por el exceso de ruido compartan sus historias públicamente". El proyecto piloto durará hasta finales de octubre.

    ¿Y EN EUROPA?

    París, como Edmonton, también tiene 'radares de ruido', pero en el caso de la capital francesa sólo de carácter informativo: son los 'sensores Medusa', llamados así por la peculiar forma en la que se distribuye su cámara y sus micrófonos, y fueron desarrollados en 2016 a raíz de un proyecto entre el Ayuntamiento parisino y el Observatorio de Ruido Bruitparif.

    "Si los oídos humanos captan un fenómeno sonoro, el sensor Medusa también lo hará y lo sabrá localizar, a menudo de manera mucho más precisa" que una persona, ha explicado en declaraciones a Europa Press la Jefa de Proyecto del Observatorio, Laetitia Nave.

    Los 'sensores Medusa' pueden señalar de dónde proviene un sonido, además de medir los niveles de ruido. Están equipados con una cámara que crea una imagen de 360 grados cada quince minutos, donde la fuente de ruido aparece representada por hexágonos de colores. Cuanto más oscuros sean los hexágonos, más fuerte será el ruido. Los resultados obtenidos de este proyecto se pueden consultar en directo en esta página web

            Bruitparif

    Un 'sensor Medusa' cubre habitualmente una zona de 50 metros, aunque también podría localizar fuentes de ruido más lejanas y como recoge datos cada diez segundos, también tiene la capacidad de situar fuentes de ruido en movimiento. Aunque Nave no rechaza que en un futuro los 'sensores Medusa' puedan servir para gestionar el ruido del tráfico parisino, la utilización de estos aparatos se centra en la actualidad sobre todo en construcciones y barrios especialmente concurridos.

    "Dentro de poco, tendremos la capacidad de enviar un sms o un E-Mail a los gerentes de establecimientos que tenga clientes especialmente ruidosos en su terraza, o que pongan música demasiado fuerte o durante demasiado tiempo" para que puedan contrarrestar estos problemas, según ha puntualizado Nave. "Si se trata de un grupo de personas en un espacio público, el objetivo será enviar un mensaje a la Policía para que los agentes puedan realizar controles", ha continuado. Por último, en el caso de las obras, con los 'sensores Medusa' se podrán anticipar las tareas que causen más ruido y "preveer más precauciones".

          Reuters

    Nave ha indicado que, aunque Bruitparif no ha recibido una reacción generas de los parisinos, los aparatos "son muy solicitados por los ciudadanos que están expuestos a los ruidos ya que les permite medir de manera objetiva, a largo plazo, situaciones que describen de manera habitual durante años, pero que son difíciles de probar". "La gente no se da cuenta realmente de los impactos del ruido hasta que sufren las consecuencias en su salud (estrés, fatiga, problemas de sueño o cardiovasculares, etc." ha finalizado.