22 de octubre de 2020
28 de junio de 2010

Economía/Empresas.- (Ampl.) Sacresa presenta concurso de acreedores con una deuda de 1.740 millones

La empresa del ex accionista de control de Metrovacesa sigue negociando con la banca para intentar retirar el concurso

BARCELONA/MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La promotora catalana Sacresa, controlada por la familia Sanahuja, presentó hoy concurso de acreedores en el Juzgado mercantil número 2 de Barcelona, según informaron a Europa Press en fuentes jurídicas.

La compañía soporta una deuda de 1.740 millones de euros, según indicaron en fuentes conocedoras del proceso, y ha solicitado el concurso tras no haber podido alcanzar un acuerdo para refinanciar este pasivo en el plazo de cuatro meses que se fijó para negociar después de que en marzo reconociera ante el juez su situación de insolvencia.

El concurso de Sacresa es el tercero mayor de la historia empresarial española, tras los de las también inmobiliarias Martinsa, que se declaró en concurso con un pasivo de unos 7.000 millones de euros, y Habitat (2.800 millones).

La mayor parte de la deuda de la empresa procede de la 'batalla' que los Sanahuja libraron entre 2006 y 2008 por tomar el control de Metrovacesa, lo que les llevó a acumular un endeudamiento superior a los 5.000 millones. No obstante, ante sus problemas financieros, en febrero de 2009 la familia de promotores tuvo que ceder el control de esta inmobiliaria a un grupo de bancos y cajas.

La solicitud de concurso afecta a todas las compañías del grupo de los Sanahuja, excepto una firma que tiene un préstamo de 700 millones con el HSBC, con garantía del 11% del capital de Metrovacesa que aún ostenta, y alguna otra sociedad que no tiene actividad.

PRINCIPALES ACREEDORES.

Pese a la solicitud de concurso, representantes de Sacresa y de las principales entidades financieras acreedoras están citados hoy a una reunión para seguir negociando, en un intento para poder retirar el concurso hoy mismo o mañana en caso de acuerdo, explicaron a Europa Press fuentes cercanas a la negociación.

Los principales escollos son unas garantías hipotecarias conjuntas entre varias entidades y la negativa a firmar un acuerdo del principal banco acreedor, RBS, que reclama a Sacresa 318 millones.

Entre el resto de acreedores de la sociedad también figuran Hacienda, con 150 millones, y el Institut Català de Finances (ICF), organismo dependiente de la Generalitat, con 81,3 millones, además de unos 25 bancos y cajas.

PLAN DE VIABILIDAD.

Según avanzó hoy 'La Vanguardia', hasta el momento las entidades financieras no han considerado creíble el plan de viabilidad presentado por la familia, que preveía ceder a la banca activos valorados en más 1.000 millones de euros, una quita del 30% en la deuda que no cuenta con garantía hipotecaria y un periodo de carencia de cinco años para todos los pagos.

Según el plan de viabilidad, los Sanahuja cedían a la banca casi todos sus activos inmobiliarios, y retenían la propiedad del centro comercial Magic Badalona, unos terrenos para promover viviendas junto a Finestrelles y la sociedad patrimonial propiedad de la Illa Diagonal.

La banca ha considerado que la deuda que retenía el grupo tenía escasas posibilidades de ser pagada, por lo que el acuerdo no evitaría la presentación del concurso en un par de años. Asimismo, se ha negado a dar nuevos créditos al grupo, sin los que no podía llevar a cabo las promociones previstas en los terrenos que retenía, según el rotativo.