22 de enero de 2020
  • Martes, 21 de Enero
  • 3 de junio de 2009

    Economía/Empresas.- Cementos Molins duplicará su deuda hasta 2011 para mantener inversiones

    Abrirá nuevas plantas en México y Túnez por unos 400 millones

    BARCELONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Cementos Molins prevé más que duplicar su deuda hasta 2011, cuando se situará en los 500 millones de euros, con el fin de mantener sus proyectos de inversión, que suponen unos 650 millones de euros, informó hoy consejero delegado de la compañía, Joan Molins.

    Molins argumentó que tras años de reticencia al endeudamiento, Cementos Molins tiene capacidad para hacer frente a las inversiones para "estar mejor preparados" que el resto del sector cuando acabe la crisis. En un encuentro con prensa previo a la junta de accionistas que la compañía celebra hoy,

    "Estos años irá creciendo la deuda, si bien la empresa no prevé ningún tipo de problema por ello, ya que el actual endeudamiento ya ha sido refinanciado y el resto es a largo plazo", explicó el consejero delegado en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas de la empresa.

    Cementos Molins cerró 2008 con una deuda neta de 197 millones, casi equivalente a su beneficio bruto de explotación (Ebitda), y calcula que en 2011 se elevará hasta los 500 millones (dos veces el Ebitda). Joan Molins puntualizó que hay empresas del sector que actualmente tienen una deuda de seis veces el Ebitda.

    Las inversiones previstas por Cementos Molins contemplan la modernización de su fábrica de cemento de Sant Vicenç dels Horts, donde se destinarán 125 millones a la construcción de un nuevo horno --dejará de utilizar los tres actuales-- para marzo de 2010.

    NUEVAS PLANTAS.

    En México, donde tiene dos fábricas de cemento, Molins planea abrir una tercera en Apazapan, que supondrá una inversión de 190 millones --procedentes de autofinanciación-- y estará operativa en verano de 2010.

    En Túnez ampliará la fábrica de cemento blanco para este verano con 75 millones de euros, y construirá una nueva de cemento gris para el primer trimestre de 2011, con una inversión de 216 millones.

    En Argentina, Molins prevé destinar 43 millones de dólares --de autofinanciación-- para ampliar la capacidad productiva en una de sus fábricas, con mejoras que estarán listas entre finales de 2009 y principios de 2011.

    Todas estas inversiones ya fueron presentadas por Cementos Molins el pasado año. Prevé efectuarlas porque pese a la caída del consumo de cemento en España (del 23,9% en 2008), la construcción sigue creciendo en el resto de países en los que opera la compañía (Argentina, Uruguay, México, Bangladesh y Túnez), con "mucho potencial" tanto en obra pública como en residencial, señaló el consejero delegado.

    En España, la caída de 2008 hasta 42,7 millones de toneladas, llegará hasta las 33 ó 35 millones de toneladas en 2009, según las previsiones que baraja Cementos Molins, que para compensar estas reducciones en el mercado local ha empezado a exportar a África.

    DESCENSO DEL BENEFICIO.

    Preguntado por posibles nuevas compras, Joan Molins se mostró partidario de mantener los mercados actuales. Con todo, añadió que realizarán adquisiciones si surge la oportunidad, aunque en ningún caso serán de gran volumen.

    Respecto a la plantilla, Cementos Molins prevé mantenerla "por ahora", aunque ya ha realizado reducciones en la división de prefabricados de España por la práctica desaparición de la demanda. Entre enero y abril, la plantilla española se ha reducido en 43 personas, de 1.834 a 1.791. El total de empleados en el mundo en abril era de 4.424.

    Tras cerrar 2008 con un beneficio de 108,5 millones, un 8% menos que en 2007, las previsiones de la empresa para 2009 pasan por una caída del resultado de entre el 38 y el 40%, y del Ebitda del 20%, con una segunda parte del año mejor que la primera. La morosidad entre enero y abril ha sumado la mitad de la de todo 2008.