29 de noviembre de 2020
6 de junio de 2006

Economía/Empresas.-Braun rechaza la oferta del Gobierno y la Generalitat para evitar el cierre de la planta de Barcelona

Tranquiliza a los proveedores de la compañía en España y dice que podrán seguir formando parte de su 'portfolio'

BARCELONA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La dirección de la multinacional alemana Braun rechazó hoy la oferta presentada hoy por el Gobierno central y la Generalitat para evitar el cierre de su planta de Esplugues de Llobregat (Barcelona), dedicada a la producción de planchas y 'minipimers', y el consiguiente despido de unos 700 trabajadores, según informó hoy la compañía en un comunicado.

Durante una reunión mantenida en Francfort (Alemania), el vicepresidente de Producción de Braun y Oral-B, Christian Leonhard, explicó al secretario de Estado de Industria, Juan Trullén, el conseller de Trabajo e Industria de la Generalitat, Jordi Valls, y el secretario de Industria y Trabajo de la Generalitat, Joan Josep Berbel, que la decisión de cerrar la fábrica es "irrevocable".

Sin embargo, Leonhard tranquilizó a los proveedores de la planta de Esplugues, que emplean a entre 1.000 y 2.000 trabajadores --según los sindicatos--, y aseguró que el cierre de la fábrica no llevará aparejada una suspensión de los contratos con los proveedores.

La delegación española propuso mantener al personal de Investigación y Desarrollo (I+D) de la planta, mantener alguna línea de producción o realizar una transformación industrial con ayuda de las administraciones, pero el directivo de Braun reiteró que la decisión "es un paso necesario que tiene en cuenta las dinámicas altamente exigentes del segmento de pequeños electrodomésticos para el hogar".

Leonhard también recordó que la decisión de cerrar la planta y trasladar la producción a China o Europa del este "no ha sido tomada desde la irreflexión sino después de considerar cuidadosamente todas las alternativas para la planta" y anunció que "la única solución posible" para el personal de I+D es reubicar este área en su Centro Tecnológico de Kronberg (Alemania) en 2008.

BRAUN TRANQUILIZA A LOS PROVEEDORES.

En relación a los proveedores de Braun que quedarán afectados por el cierre, Leonhard aseguró que la compañía "no prevé cambios inmediatos en su base de proveedores como resultado de la decisión de cierre de la factoría de Esplugues", puesto que Braun "tiene una política global de aprovisionamiento para todos sus productos y, además, tiene establecidos unos criterios objetivos que son la base de sus contratos con todos los proveedores, independientemente de dónde estén ubicados".

"Muchos de los proveedores y subcontratistas españoles tendrán la posibilidad de continuar formando parte del 'portfolio' de proveedores, manteniendo su competitividad en términos de servicio, calidad y coste", agregó la compañía.

Según explicó el conseller Valls tras el anuncio del cierre de la fábrica de Esplugues, la Generalitat ha iniciado un estudio sobre el impacto indirecto de la medida sobre industrias proveedoras y desde el punto de vista labora. Rechazó aportar datos antes de la finalización del estudio, aunque reconoció que el impacto indirecto del cierre es "importante".

CIERRE PROLONGADO PARA "MINIMIZAR" SU IMPACTO.

Por otra parte, Leonhard explicó a los responsables de la Conselleria y el Ministerio que el cierre finalizará en 2008 para "disponer de un periodo suficiente en el que proporcionar máximo apoyo y asesoramiento a nuestros empleados, así como a todas las partes afectadas con el fin de minimizar el impacto del cierre".

En este sentido, la compañía indicó que las negociaciones con la plantilla "empezarán inmediatamente" y mostró su voluntad de continuar "comunicando a todas las partes implicadas, incluido el Gobierno, a través del procedimiento habitual, cualquier nueva información".

"La prioridad para la compañía", prosiguió Braun, "es proporcionar toda la ayuda necesaria a sus empleados con el fin de preparar su futuro, más allá de Braun, a través de recolocaciones y asesoramiento profesional".

Hasta ahora, los sindicatos presentes en el comité de empresa de Braun (Comisiones Obreras, UGT y CGT) han rechazado en reiteradas ocasiones iniciar las negociaciones para reducir el impacto "traumático" del cierre, puesto que se resisten a dar por hecha la clausura del centro productivo.

POSICIÓN "PESIMISTA" DE LA GENERALITAT.

Por su parte, el conseller de Trabajo aseguró, en declaraciones a 'Catalunya Informarció' recogidas por Europa Press, que "les hemos hecho propuestas sobre temas de mantenimiento de investigación, sobre la posibilidad de mantener alguna línea de producción, sobre la transformación industrial que se está produciendo en este país y la posibilidad de que Braun pueda hacer esta transformación industrial y que los dos gobiernos respectivos tendríamos una posición de apoyo".

"Hemos de decir también", prosiguió, "que, desde este punto de vista, tenemos una visión ciertamente pesimista". Sin embargo, la delegación española se trasladará el próximo lunes día 12 a Suiza para mantener un encuentro con la dirección de Procter & Gamble, que controla Braun a través de su filia Gillette.