24 de noviembre de 2020
24 de abril de 2006

Economía/Empresas.-La nueva Abertis invertirá 14.000 millones en Europa y se endeudará por otros 10.000 para crecer

Fainé dice que nace un campeón mundial como si se hiciera un equipo conjunto entre el Barça y el Milán

BARCELONA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero delegado de Abertis, Salvador Alemany, anunció hoy que, tras la fusión entre esta empresa y Autostrade, la nueva compañía resultante invertirá 10.000 millones de euros en Italia y otros 4.000 millones en Francia y España, y explicó que tras la operación, que culminará previsiblemente en noviembre, Abertis aumentará su capacidad de endeudamiento entre 8.000 y 10.000 millones.

Alemany destacó que la principal sinergia entre las dos compañías se da en el "músculo financiero", lo que permitirá afrontar "grandes operaciones". En este sentido, destacó que el endeudamiento de la compañía se situará en 5,8 veces su Ebitda, por lo que en comparación con sus competidores europeos -como Cintra y Eiffage-, tiene mayor "recorrido" en su capacidad de apalancamiento.

Según Alemany, las actividades de las dos compañías "no están solapadas", puesto que el desarrollo geográfico de Autostrade está centrado en Italia, mientras que Abertis está situada en otros países y otros sectores. La nueva compañía mantendrá el rating de calificación de riesgos en 'A estable' y aspira a entrar en el Eurostoxx 50, en el que ocuparía el puesto número 42, por delante de Renault o Ahold, entre otros, por lo que se convertirá en

una 'blue chip' (valor estrella).

COMPROMISO DE PERMANENCIA DE LOS SOCIOS.

El presidente de Abertis, Isidre Fainé, explicó que "existe un compromiso de permanencia" entre los tres principales accionistas de la nueva compañía -Schemaventotto (Benetton y cajas italianas), ACS y 'La Caixa'- y que el reparto de responsabilidades entre los altos cargos de la nueva compañía tiene una duración de tres años, aunque es prorrogable. "Si nos va bien no tenemos porqué cambiar", agregó Fainé, quien dijo que Abertis "siempre" será atractiva para cajas de ahorros y fondos de pensiones por su vocación de inversiones a largo plazo.

Fainé, además, señaló que la operación "me recuerda al (partido) Barça-Milán. Los dos merecen ser campeones de Europa. Si entre los dos hiciéramos un equipo sería el mejor del mundo".

Los responsables de la nueva sociedad explicaron que la nueva Abertis centrará a corto plazo sus inversiones en Europa, aunque tendrá la vista puesta en nuevas oportunidades de negocio en Estados Unidos. En Francia, Abertis descarta pujar por los aeropuertos de Orly y Charles de Gaulle, porque son privatizaciones parciales. No obstante, la compañía irá a las nuevas privatizaciones en Europa de este sector en las que pueda tomar una participación mayoritaria.

El consejero delegado indicó que la decisión de situar en Barcelona la sede de la sociedad responde a la mayor "eficiencia y diversificación" de Abertis, con negocios en autopistas, telecomunicaciones, logística, aparcamientos y aeropuertos. Los responsables descartaron razones fiscales. "Desde un punto de vista funcional y la complejidad de los negocios de Abertis aconsejaban Barcelona", afirmó Alemany, quien indicó que la decisión se ha tomado tras un análisis por parte de dos gabinetes, uno español y otro italiano.

Las concesiones de autopistas de la nueva sociedad tendrán una vida útil de 26 años de media. Las de Abertis acaban en 2021, las de Sanef (adquirida recientemente por la española) lo hacen en 2029, mientras que las de Autostrade culminan en 2038. Alemany destacó el "equilibrio" entre los negocios maduros de Autostrade y los que están en fase de expansión por parte de Abertis.

CALENDARIO DE LA OPERACIÓN.

Las compañías someterán a sus respectivos consejos este mismo mes de abril la aprobación de la fusión. En mayo, convocarán junta extraordinaria de accionistas tras el nombramiento de expertos independientes por las autoridades competentes. Abertis realizará una ampliación de capital para absorber a la italiana y pagará una acción ordinaria de Abertis por una de Autostrade.

A finales de junio, las juntas de accionistas emitirán su

resolución y en julio se notificará la operación a las autoridades de

Competencia europeas.

Está previsto que la nueva sociedad esté ya formalmente constituida en noviembre de 2006 y que el valor cotice en las bolsas de Milán y Barcelona. Previamente, Autostrade abonará un dividendo extraordinario de 3,75 euros por acción a los propietarios de sus títulos. La operación tendrá efectos contables a partir del 1 de enero de 2006.

Alemany afirmó que la nueva sociedad seguirá la política de dividendos de Abertis: una retribución al accionista del 5% anual más una acción liberada por cada 20 antiguas.

Gian María Gros-Pietro, el que será el presidente de la nueva compañía junto con Isidre Fainé, expresó su confianza en que los accionistas minoritarios de Autostrade -el 49% de la sociedad está en Bolsa- aprueben la operación, puesto que "comporta un premio respecto a la posición actual, que es distribuido en modo paritario entre los accionistas de mayoría y los de minoría". Asimismo, destacó que Autostrade se ha asegurado la cobertura financiera para sufragar la eventual compra de las acciones de los minoritarios que no quieran desprenderse de las mismas.

TRANQUILIZAN A PRODI.

Por otra parte, los responsables de Autostrade lanzaron un mensaje de tranquilidad al próximo primer ministro italiano, Romano Prodi, y negaron que se haya aprovechado el vacío de poder en el Gobierno italiano para llevar a cabo la operación. "Hemos negociado en los últimos tres años", enfatizó Vito Gamberale, consejero delegado de Autostrade.

Gros-Prietro aseguró que Prodi y su equipo han expresado su "inquietud" sobre la operación cuando los detalles "no eran todavía claros" y sostuvo que los hechos expuestos hoy "son muy tranquilizadores para los gobiernos de los 16 países en los que la compañía operará". En cuanto a las posibilidad de que se suspendan las concesiones del Gobierno italiano, recalcó que "no

va a cambiar nada y no me parece que haya nada que discutir" sobre los mismos.

El gran ausente de la rueda de prensa celebrada en Barcelona fue el presidente de ACS y uno de los vicepresidente de la nueva compañía, Florentino Pérez. Fainé dijo al respecto que Florentino Pérez no es todavía vicepresidente de la nueva compañía. Tampoco quiso desvelar si en el futuro consejo de administración, de 22 miembros (repartidos a partes iguales entre Abertis y Autostrade) tendrán asiento Caixa Catalunya y la familia Godia, accionistas de Abertis.

Por su parte, el consejero delegado de Autostrade, Vito Gamberale, que calificó la jornada de hoy de "día de gran importancia para el

Mediterráneo", destacó que la colaboración entre ambas compañías se viene desarrollando desde hace seis años, mientras que la operación se viene planificando desde hace tres. Por ello, la colaboración está "muy consolidada" y "será fácil" la puesta en marcha del trabajo

conjunto. "Seguro que los accionistas, trabajadores y usuarios sienten el orgullo de pertenecer al mayor grupo de infraestructuras del mundo", agregó.