29 de noviembre de 2020
13 de junio de 2007

Economía/Legal.- La Fiscalía suiza recurrirá la sentencia que absolvió a los 19 directivos de Swissair

MADRID, 13 Jun. (EP/AP) -

La Fiscalía suiza anunció hoy que recurrirá la sentencia que absolvió la pasada semana a 19 directivos de Swissair acusados de iniciar una extensa estrategia de compras en los meses previos a la quiebra de la compañía en 2001.

El Ministerio Fiscal interpondrá el recurso de apelación ante el Tribunal Supremo del cantón alemán (Zurich) antes de un plazo de 20 días desde su publicación, según establece la Ley suiza. La Fiscalía deberá decidir si mantiene las demandas iniciales presentadas contra los acusados y presentar su escrito antes de que finalice el mes de junio.

Esta acusación pidió entre 6 y 28 meses de prisión para el máximo responsable de AirGroup, matriz de Swissair, Mario Conti, y una sanción de 667.000 euros (1,08 millones de francos). Para los 18 ejecutivos restantes solicitó multas individuales de hasta 667.000 euros.

Las defensas de los acusados, que además de absueltos fueron indemnizados con 1,5 millones de euros (2,4 millones de francos), negaron todos los cargos achacados a los ejecutivos, e incluso algunos de ellos echaron la culpa de la quiebra de Swissair a los bancos suizos y a los atentados terroristas del 11 de septiembre en Nueva York.

El Tribunal Supremo de Zurich anunció que revisará el recurso de apelación durante los primeros seis meses de 2008. La decisión podrá recurrirse posteriormente ante el Tribunal Supremo de Suiza.

La absolución de los 19 acusados por presuntos delitos de administración desleal, falsedad documental y vaciamiento patrimonial provocó las protestas de los trabajadores se Swissair afectados, de varios partidos políticos suizos y de la ciudadanía.

En octubre de 2001, la compañía de bandera del país transalpino dejó en tierra toda su flota de Swissair -lo que se conoce como 'grounding'- después de meses arrastrando problemas financieros que les impedía pagar el combustible y las tasas de despegue. Miles de trabajadores perdieron sus empleos y los accionistas sus ahorros, lo que llevó a los cuatro principales partidos políticos suizos a pedir responsabilidades a los ejecutivos de la aerolínea e iniciar un proceso judicial que ha durado cinco años.