16 de octubre de 2019
4 de abril de 2008

Los grandes fondos de pensiones españoles tienen invertido hasta el 40% en bolsa

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los grandes fondos de pensiones españoles tienen invertido entre un 35% y un 40% en renta variable, por debajo de la inversión en renta variable de países como Inglaterra o Irlanda, según el último estudio elaborado por la consultora Mercer.

Aunque en los últimos años se ha incrementado el porcentaje de inversión en acciones, el informe recalca que entre los fondos de pensiones españoles domina la política de inversión en activos de renta fija y en moneda euro.

Otra tendencia es el aumento de inversiones alternativas por parte de los fondos de pensiones nacionales, con un 4%, frente al 1,7% que se registraba hace dos años, ya que el 58% de los gestores de fondos utilizan esta clase de activos.

Aunque las inversiones en activos alternativos son relativamente modestas, la mayoría de los planes de pensiones pretenden incrementar estas inversiones en 2008, según el estudio, que contempla 1.100 fondos de pensiones a escala europea con activos por valor de 638.000 millones de euros.

En la actualidad, los principales proveedores de planes de pensiones son los grupos bancarios, compañías aseguradoras y grupos financieros independientes, gestores que son responsables no sólo de la gestión financiera sino también de la contabilidad y administración del plan en sí.

"El mercado de fondos de pensiones español todavía es joven en comparación con otros países europeos y se concentra en un número reducido de grupos financieros que ofrecen la mayoría de los servicios relacionados con los fondos de pensiones", explicó el socio responsable de inversiones de Mercer, Ignasi Puigdollers.

A su parecer, es previsible que en un futuro el mercado cambie y se transforme en un escenario de multigestión, ya que los grandes fondos de pensiones "ya están dando algunos pasos en este sentido".

Este estudio también pone de manifiesto que estos fondos de pensiones europeos cada vez ponen más énfasis en implementar estructuras de inversiones más efectivas, dada la complejidad del panorama actual.

La gestión del riesgo continúa siendo una de las principales preocupaciones para los inversores en Europa, por lo que se observa una gran variedad de inversiones para asegurarse los beneficios de la diversificación.