23 de mayo de 2019
20 de julio de 2008

ASIF Y APPA consideran que la nueva regulación fotovoltaica "paraliza" el sector

MADRID (EUROPA PRESS)

La Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF) y la Asociación de Productores de Energía Renovable (APPA) consideran que la propuesta de real decreto del Ministerio de Industria acerca de la nueva regulación para la energía fotovoltaica conduce a la "parálisis" del sector.

En un comunicado, las organizaciones empresariales calculan que el recorte de primas y el resto de las medidas adoptadas les harán perder 450 millones y renunciar a inversiones por cerca de 4.000 millones.

Según dicen, la propuesta de Industria deja en entredicho los compromisos del Gobierno con el apoyo a las energías renovables, "puestos negro sobre blanco en su programa electoral".

Como respuesta al proyecto regulatorio, tanto APPA como ASIF han presentado al departamento dirigido por Miguel Sebastián una propuesta de mínimos que, desde su punto de vista, permitirá dar continuidad al sector.

La propuesta plantea moderar el crecimiento actual del sector y establece un objetivo de potencia mínimo de 600 MW entre septiembre de este año y diciembre de 2009. Este volumen mínimo permitirá absorber todos los proyectos que se construyen en la actualidad y que no podrán estar a tiempo cuando expire, a finales de septiembre, el actual marco regulatorio.

Los 600 MW de volumen mínimo de la propuesta de los productores fotovoltaicos podrían quedar repartidos entre 480 MW para nuevas instalaciones y 120 MW para acoger a las que, en construcción, no consigan acogerse al actual régimen del RD 661/2007.

La alternativa propuesta por la patronal "implica un fortísimo ajuste", pero "mantendría un nivel básico de inversión, capaz de poner en valor las infraestructuras industriales ya comprometidas y en ejecución, y de no perder miles de puestos de trabajo altamente cualificados", señala el comunicado, que advierte de que, de lo contrario, la industria fotovoltaica española podría perder el liderazgo mundial.

Junto a esto, las patronales acusan a Industria de estar más preocupada por reducir el déficit de tarifa que de mantener el desarrollo del sector al mantener un tope de 300 MW en la instalación de potencia.

Industria "tampoco ha despejado el horizonte de la fotovoltaica para el tercer cuatrimestre de 2008", aseguran los productores, que adelantan que en este periodo podría producirse "la parálisis total del mercado nacional". Las instalaciones que se conecten en este periodo "recibirán el precio medio del mercado eléctrico", lo que "supone una cantidad absolutamente insuficiente para rentabilizarlas".

Las pérdidas tanto en retribución como en inversiones podrían provocar una "letal pérdida de confianza en un momento de crisis generalizada y contracción del crédito", indican antes de considerar que su propuesta permitirá en cambio que la fotovoltaica sea rentable antes de 2015 gracias a la rapidez con que descienden los costes de los sistemas solares y de la "vertiginosa" ascensión de los precios de la energía en general.

Para ello, señalan, es "imprescindible" que el tejido empresarial del sector conserve la confianza inversora y disponga de un volumen de mercado que le permita mantener un fuerte ritmo de reducción de tarifas, que puede ser hasta del 10% anual.