21 de agosto de 2019
  • Martes, 20 de Agosto
  • 27 de julio de 2008

    ASIF dice que la regulación fotovoltaica provocará siete meses de parálisis y añadirá incertidumbre

    MADRID (EUROPA PRESS)

    La Asociación de la Industria Fotrovoltaica (ASIF) considera que el contenido del nuevo Real Decreto sobre el sector es aún peor que las líneas maestras presentadas por el Ministerio de Industria, ya que genera incertidumbre en alguno de sus artículos y conducirá al sector a una parálisis de al menos siete meses.

    Fuentes de la patronal indicaron a Europa Press que el punto 2.I del Anexo III, en el que se detalla el calendario de la primera convocatoria de asignación de 75 megavatios (MW) trimestrales, fija como fecha para el final del proceso el 16 de marzo de 2009. ASIF advierte de que entre septiembre de este año hasta esa fecha el sector sufrirá "siete meses de parálisis" que provocarán una "quiebra de empresas".

    Por otro lado, en el Artículo 15 se dice que Industria podría establecer mediante una orden ministerial los requisitos técnicos que habrán de tener las instalaciones para acceder al registro. La inclusión en este registro es condición necesaria para que las plantas reciban retribución.

    ASIF denuncia que no se especifican cuáles son estos requisitos técnicos y que el Gobierno se reserva la posibilidad de modificarlos discrecionalmente. El Artículo 14 llega a decir que si la instalación no cumple estos requisitos podrá ser "objeto de suspensión del derecho a la percepción de la tarifa regulada que le corresponda".

    La patronal también denuncia que se demande un aval a todo tipo de instalaciones, lo que carece de sentido para las instalaciones de pequeño tamaño situadas, por ejemplo, en lo alto de edificios particulares.

    Otro de los puntos de la redacción que disgusta a ASIF es la definición de instalaciones de tejado. Para formar parte de este grupo no sólo es necesario que las placas estén situadas en cubiertas de edificios o aparcamientos, sino que el edificio tenga un consumo de al menos el 50% de la energía producida por la instalación.

    La organización empresarial se pregunta, a la vista de que es necesario consumir un porcentaje equivalente a lo que se produce, qué ocurrirá con los techos de los estadios de fútbol o de edificios de poco consumo. Este tipo de inmueble, dicen, no podrá acoger instalaciones fotovoltaicas reguladas.

    También discrepa del máximo anual de 300 megavatios (MW) de potencia instalada, de los que sólo 100 MW corresponden a las instalaciones de suelo, cuando en realidad el 95% del sector está en la actualidad orientado a esta modalidad. Este cambio de paradigma, en el que se potencian las instalaciones en tejados en detrimento del suelo, obligará a hacer un cambio "brusco" e "inasumible" por el sector, indica ASIF.

    En suma, la patronal entiende que la propuesta de Industria es "doblemente mortal" para el sector, ya que incluye los aspectos a los que se había opuesto ASIF y, además, añade otros elementos de incertiduembre que "remachan" la parálisis fotovoltaica.

    Para la organización, sólo el recorte en un 35% de las primas hará perder al sector 450 millones y renunciar a inversiones por cerca de 4.000 millones.