15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 24 de enero de 2009

    Bruselas aboga por reducir la dependencia energética de la UE respecto a Rusia

    BRUSELAS, (EUROPA PRESS)

    El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se felicitó por la reanudación del suministro de gas ruso a Europa a través de Ucrania pero avisó de que la crisis ha demostrado que ni Moscú ni Kiev son fiables, lo que a su juicio hace todavía más necesario reducir la dependencia energética de la UE respecto a Rusia.

    "Es poco prudente que un país confíe en un único proveedor", dijo Barroso, que abogó por "diversificar" los países de origen de la energía, las rutas de tránsito y las propias fuentes de energía para reforzar la seguridad energética de la UE. Insistió en que "no es un mensaje contra Rusia" pero enfatizó que es un "hecho objetivo" que "el gas de Rusia no llegó a la UE a través de Ucrania" durante los últimos días.

    El presidente del Ejecutivo comunitario reiteró que Rusia y Ucrania son "dos socios muy importantes" para la UE con los que quiere desarrollar "relaciones constructivas". No obstante, destacó que ambos países han demostrado ser socios "no seguros" por lo que se refiere al suministro y tránsito de gas y se declaró "muy decepcionado" por las tácticas negociadoras de Moscú y Kiev.

    "Es la primera vez en mi vida que he visto que había acuerdos que sistemáticamente no se aplicaban", dijo Barroso. "No lo olvidaré", agregó.

    Finalmente, desveló que el Ejecutivo comunitario estaba preparándose para emprender una acción legal este martes si el gas no llegaba y dijo que ha pedido a sus servicios legales que le presenten "todas las opciones" que tienen tanto las empresas como el sector público para reclamar daños y perjuicios por el corte de suministro.

    También la presidencia checa de la Unión Europea se felicitó por la reanudación del suministro de gas ruso a través de Ucrania, aunque señaló que "la credibilidad de los dos países se ha visto debilitada tras su conflicto bilateral".

    "Debido al conflicto entre estos dos países, numerosos Estados miembros y candidatos de la UE se han visto en una situación de crisis. Sólo han salido gracias a la solidaridad y a la reacción flexible del mercado y de la industria. Por ello, la UE debe apoyar cualquier medida que permita prevenir que sus ciudadanos se conviertan en el futuro en rehenes de conflictos entre países terceros", dijo la presidencia checa en un comunicado.