23 de noviembre de 2020
9 de junio de 2006

Econmía/Empresas.- Endesa ve reconocido un déficit de 887 millones con la definición del régimen extrapeninsular

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Endesa ve reconocido un déficit de 887 millones de euros acumulado desde 2001 gracias a las órdenes ministeriales que definen el régimen retributivo para sus actividades insulares y extrapeninsulares, es decir en ambos archipiélagos, Ceuta y Melilla.

En una presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa explica este déficit, que incluye las actividades de operación y mantenimiento, inversiones y combustible que incluyen actualización financiera.

Esta estimación es provisional al cierre del primer trimestre de 2006, y está pendiente de finalización de auditorías, de acuerdo con lo establecido en la disposición transitoria segunda de la Orden ITC/914/2006, de 30 de marzo.

Esta norma establece el método de cálculo de la retribución por garantía de potencia para las instalaciones de generación en régimen ordinario de los sistemas eléctricos de esas zonas del país.

La primera eléctrica española subraya que las nuevas órdenes ministeriales suponen "la solución" a la ausencia de desarrollo normativo en los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares.

Además de reconocer los déficit generados desde 2001, se define un marco regulatorio estable que contempla la cobertura de todos los costes y una rentabilidad suficiente a las inversiones realizadas que permite la creación de valor mediante la optimización operativa de los costes de inversión, operación y mantenimiento y compra de combustible.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado 31 de marzo sendas órdenes del Ministerio de Industria que liberalizan los sistemas eléctricos de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla y les dotan de "la estabilidad necesaria" para que las empresas acometan inversiones a medio y largo plazo.

Gracias a estas mayores inversiones el mercado se abre a la competencia, inexistente hasta ahora, y se facilita la entrada de nuevos comercializadores dotando al consumidor de la posibilidad de elegir suministrador.

Con estas medidas, estos territorios "robustecen" su sistema eléctrico, "muy frágil" hasta ahora, explicó el Ejecutivo, cumpliéndose además "el compromiso" de dotar a los archipiélagos balear y canario y a Ceuta y Melilla de un sistema eléctrico "estable y liberalizado, características que traerán como consecuencia directa la mejora de la calidad del servicio a los usuarios".

En concreto, se estableció el método de cálculo de la retribución de garantía de potencia para las instalaciones de generación en régimen ordinario y el método de cálculo del coste de los combustibles utilizados y su procedimiento de despacho y liquidación.