20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • 30 de diciembre de 2008

    Economía.- Aexel pide condicionar la continuidad de la central de Almaraz a que tenga el domicilio social en Extremadura

    La Junta de Extremadura exigirá a la central inversiones de 600 millones si se prorroga la licencia de explotación de la central

    MÉRIDA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Agrupación de Empresas Laborales de Extremadura (Aexel), José Alberto Hidalgo Piñero, consideró hoy que "la condición más importante que se le debería poner" a la central nuclear de Almaraz para que desde Extremadura se permita la continuidad de su actividad es que instale su domicilio social en la región.

    Hidalgo Piñero calificó en nota de prensa de "muy acertado", por "lo que puede representar" para Extremadura, el anuncio que realizó ayer el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, de pedir a la Central de Almaraz 600 millones de euros por el consentimiento del Gobierno regional a la continuidad de la actividad de la planta.

    Añadió que "es cuanto menos injusto para con los extremeños que una empresa que tiene su actividad en Extremadura, su domicilio social esté fuera de ella".

    Por ello, pidió a las fuerzas políticas de la región que, "al margen del anuncio hecho por el presidente de la Junta de Extremadura de la compensación económica, se solicite para su posible renovación de actividad" que, "al igual que el resto" de empresas extremeñas que tienen su actividad en la región, el domicilio social de esta central esté en la comunidad autónoma.

    Extremadura exigirá el establecimiento de un plan de inversiones extraordinario para la región dotado con "no menos" de 600 millones de euros, en caso de que el Gobierno central decida prorrogar la licencia de explotación de la Central Nuclear de Almaraz, que finaliza en 2010. La central está participada por Iberdrola, Endesa y Unión Fenosa.

    Así lo anunció ayer el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en el transcurso de la comparecencia que protagonizó en el pleno de la Asamblea de Extremadura para informar sobre la posición del Gobierno regional acerca de la situación de la economía y el empleo en la región.

    En su intervención, el presidente de la Junta consideró necesario "tomar una posición definitivamente" en la Asamblea de Extremadura sobre la Central Nuclear de Almaraz, y en ese sentido pidió a los grupos parlamentarios que manifiesten su opinión sobre este asunto.

    Y es que, según recordó Vara, la licencia de explotación de esta central nuclear expira en 2010, y la posición de la Junta de Extremadura es que "esa autorización se dé por finalizada en ese año".

    Sin embargo, apuntó que si en 2010, el Gobierno de España considera que "en el escenario de competitividad actual el precio de la energía tanto para las empresas como para el consumidor final, hace necesario su mantenimiento", en ese caso sería necesario "marcar aquí claramente qué condiciones" establece Extremadura, e incluso no descartó que esas condiciones se establecieran a través de una disposición estatutaria.

    MÁS INGRESOS, MENOS COSTES

    Recordó que la central nuclear de Almaraz ha aumentado en los últimos años sus ingresos en más del doble, mientras que los costes operativos "han disminuido de forma sensible". Por eso consideró que Extremadura debería "exigir que una nueva autorización por 10 años de la Central Nuclear de Almaraz debería ir acompañada de un plan de inversiones extraordinario".

    Un plan de inversiones que debería estar dotado con "no menos de 600 millones de euros", que se destinarían fundamentalmente a regadíos, a la zona de influencia de la propia Central de Almaraz, a las comarcas tabaqueras, a la comarca de Tierra de Barros y al olivar del norte de Cáceres.

    Para Fernández Vara, el sector energético debe ser "una fuente de riqueza y de empleo para el futuro", ya que según calculó, este sector puede generar "no menos de 10.000 empleos" en los próximos tres o cuatro años.

    Para la petición de este plan extraordinario de inversiones, la Junta de Extremadura contará con el apoyo del Partido Popular, según anunció su presidente, José Antonio Monago, quien instó a Fernández Vara a negociar "con uñas y dientes" este asunto.

    En su opinión, la prórroga de la vida de la Central Nuclear de Almaraz debe a cambio "compensar" a esta zona en la que se encuentra el grueso del sector tabaquero de la región.

    "Si tiene que seguir Almaraz, que siga Almaraz, pero que también invierta en la comunidad autónoma", aseveró el presidente del Grupo Popular.