22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 7 de enero de 2009

    Economía.-Barroso dice que si el suministro no se reanuda, la UE deberá considerar a Rusia y Ucrania "socios no fiables"

    Asegura que Rusia y Ucrania aceptan que observadores internacionales verifiquen la restauración del flujo

    PRAGA, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, subrayó hoy que si el suministro de gas ruso a la Unión Europea vía Ucrania no se restablece "inmediatamente", ello afectará a su "credibilidad" y, por tanto, la Unión Europea deberá "extraer las consecuencias" de ello y considerar que ni Ucrania, como país de tránsito que, además, "desea acercarse" a la UE, ni Rusia, como proveedor de gas a Europa, son "socios no fiables".

    Barroso aseguró que todos los Estados miembros siguen de cerca el problema en los recortes de gas destinado a Europa y reconoció que algunos países como Eslovaquia y Bulgaria están atravesando "un momento muy difícil" por este motivo. "Con la presidencia checa (de la Unión Europea), estamos haciendo todo para que se restaure el suministro de gas", concluyó.

    Las disrupciones de gas ruso vía Ucrania han afectado ya a 11 países comunitarios: Rumanía, Bulgaria, República Checa, Eslovaquia, Grecia, Eslovenia, Polonia, además de Alemania, Francia, Italia, Austria. También se han visto afectados Serbia, Macedonia, Turquía, Croacia y Bosnia.

    "Deberemos extraer las consecuencias que clarifiquen que ya no consideraremos fiables" para el suministro de gas ruso vía Ucrania a Europa si la situación no se remedia de forma "inmediata", recalcó Barroso en rueda de prensa conjunta en Praga con el primer ministro checo, Mirek Topolanek. "Espero que ese no sea el caso", apostilló.

    No obstante, ni Barroso ni Topolanek quisieron "especular" sobre las posibles medidas concretas que podría adoptar la Unión Europea si el suministro de gas ruso a Europa no se restablece.

    El primer ministro ruso, Vladimir Putin, trasladó a Barroso, en una conversación telefónica que mantuvieron esta mañana, que "Rusia está suministrando el gas destinado a la Unión Europea a pesar de algunos problemas en el tránsito a través de Ucrania", explicó Barroso.

    Por su parte, la primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko, también aseguró a Barroso esta mañana que Ucrania "no está creando problemas en el tránsito" de gas destinado a Europa y que tampoco se está quedando con "nada" del mismo.

    "El hecho es que el gas de Gazprom no está llevando a los consumidores europeos", subrayó Barroso. En este sentido, recalcó que para el ciudadano europeo resulta "irrelevante si el problema lo ha creado Ucrania o Rusia". "Tenemos un problema real con la energía", recalcó. "Es de importancia crítica que los suministros de gas se reanuden inmediatamente", zanjó.

    Por ello, subrayó su deseo de que, en cualquier caso, Rusia "ponga gas en la red ucraniana" y Ucrania "no interrumpa el gas que viene a la Unión Europea". "Si Rusia y Ucrania se comportan como dicen que están haciendo, no debería haber ningún problema", concluyó.

    MOSCÚ Y KIEV ACEPTAN OBSERVADORES INTERNACIONALES

    Por otra parte, Barroso explicó que tanto Moscú como Kiev han aceptado el despliegue de "observadores internacionales" para verificar el volumen de gas ruso bombeado a Europa vía Ucrania, algo que espera las partes confirmen en la reunión que mañana mantendrán en Bruselas el comisario de Energía, Andris Piebalgs y el ministro de Energía e Industria checo, Martin Riman, con los presidentes de la gasista rusa Gazprom y de la ucraniana Naftogaz y que, entre otros, servirá para "ver la manera en que podemos desplegar esos observadores".

    Barroso reconoció que en la reunión de mañana las partes no conseguirán probablemente resolver todas las dificultades que mantienen por el contrato bilateral entre Ucrania y Rusia, pero en cualquier caso aseguró que "si es necesario", la Unión Europea está dispuesta a apoyarles a encontrar una solución. "Estamos dispuestos a apoyarles para que encuentren una solución" a su disputa, aseguró.

    INSUFICIENTES MECANISMOS DE SOLIDARIDAD

    Preguntados por las medidas que podría tomar la Unión Europea para ayudar a los países comunitarios más afectados por los recortes si ni siquiera cuenta con infraestructuras de interconexión, Barroso explicó que el Grupo de Coordinación de Gas, donde están representados los Estados miembros a nivel de expertos y que contará con la participación de los presidentes de Gazprom y Naftogaz, se reunirá este viernes en Bruselas para "explorar las posibles medidas de solidaridad que se pueden tomar en caso necesario".

    No obstante, Barroso lamentó que, con la legislación comunitaria actual, los mecanismos de solidaridad existentes resultan, a su juicio, "insuficientes" y recordó que su Ejecutivo ha realizado "propuestas" en la última revisión de la estrategia energética para que la Unión Europea cuente con "mecanismos de solidaridad reales".

    Por ello, adelantó que la Comisión Europea apuesta por emplear "una parte" de los 5.000 millones de euros de presupuesto comunitario no consumido como parte del paquete de estímulo fiscal para contribuir a la recuperación de la economía europea a financiar infraestructuras de interconexión energética "concretas y eficaces". En este sentido, aseguró que de esta partida "no hay financiación" para que Ucrania salde su deuda con Rusia.

    CONSEJO ENERGÍA EXTRAORDINARIO

    El primer ministro checo, Mirek Topolanek, explicó que la presidencia checa ha convocado para el lunes un Consejo de ministros de Energía de la UE extraordinario para abordar el litigio gasista y sus consecuencias para la UE. La reunión sólo se celebrará "si la situación no se ha resuelto" para entonces, precisaron fuentes de la presidencia checa de la UE.

    En cualquier caso, Barroso apoyó su celebración para, entre otros dijo, "ver otras maneras para implementar mecanismos de solidaridad" en la UE a este fin.

    Por su parte, Topolanek identificó como "uno de los mayores problemas" para garantizar la solidaridad "la falta de interconexiones" energéticas en la Unión Europea y, por tanto, la presidencia checa intentará impulsarlas como una de sus prioridades. Asimismo, consideró que la actual crisis pone de manifiesto la necesidad de que Europa se dote de un mercado energético común en lugar de cerrar cada Estado miembro contratos bilaterales.