30 de marzo de 2020
20 de diciembre de 2008

Endesa pide a Industria comprar a REE una de las subestaciones donde comenzó el apagón de Barcelona

MADRID, (EUROPA PRESS)

Endesa ha pedido permiso al Ministerio de Industria para comprar a Red Eléctrica de España (REE) la subestación de Maragall, una de las dos directamente implicadas en el apagón eléctrico que en julio del año pasado dejó a 320.000 usuarios sin suministro en Barcelona.

La petición de la eléctrica ha sido examinada por la Comisión Nacional de la Energía (CNE), que en un reciente informe se muestra favorable a la operación pese a lamentar que la ley aún carezca de criterios "transparentes y no discriminatorios" para establecer en qué caso activos de transporte como éste deben ser considerados propiedad de suministradores, según el documento, recogido por Europa Press.

De hecho, la subestación tiene 220 kilovoltios (kV) y, por ello, consideración de red de transporte, lo que confiere a REE su titularidad, pero Endesa se ciñe a las excepciones recogidas por la Ley 17/2008 para reclamar su propiedad.

Esta norma prevé que, "de forma individualizada", las instalaciones iguales o menores a 220 kV puedan ser definidas como de distribución y no de transporte si cumplen este primer tipo de función.

Esta posibilidad ha generado controversia entre el transportista, REE, y las eléctricas distribuidoras, que presionan para tomar el control sobre algunos activos de 220 kV de ciudades de más de un millón de habitantes que tengan una función distinta a la del transporte.

La CNE advierte en su informe sobre Endesa, elaborado a petición de Industria, que todas estas peticiones de cambio de titularidad podrían vaciar de contenido la definición de REE como transportista único.

No obstante, entiende que la necesidad de distribuir gran cantidad de energía a las grandes ciudades ha obligado a las empresas a utilizar tensiones cada vez más elevadas, lo que ha provocado en "Madrid y Barcelona incidentes de gran resonancia ciudadana que han puesto en riesgo la calidad y garantía de suministro".

Posteriormente, el regulador recuerda que la primera de sus recomendaciones para evitar apagones como el de Barcelona fue precisamente identificar instalaciones de 220 kV que, por realizar función de distribución, deben ser propiedad de las eléctricas y no de REE.

COMPRA DE CINCO ACTIVOS MÁS

Junto a la titularidad de Maragall, Endesa reclama en su informe la toma de otros cinco activos en la ciudad de Barcelona con el argumento de que ejercer funciones de alimentación eléctrica al mercado de esta ciudad.

Por criterios de "calidad, eficiencia y seguridad", afirma, la titularidad de estos activos "debe ser del responsable del mercado que alimentan", que es la que dispone de medios materiales para atenderlas en mejores condiciones.

Este informe de la CNE fue aprobado con votos discrepantes de los consejeros del regulador Luis Albentosa, Fernando Martí y Javier Peón.