17 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 14 de diciembre de 2008

    La energía eólica supera en Castilla-La Mancha los 3.200 megawatios, según un estudio de APRECAM

    TOLEDO, (EUROPA PRESS)

    La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla-La Mancha (APRECAM) informó que la comunidad autónoma alcanzó en el primer semestre del año los 3.209,36 megawatios de potencia instalada, de los cuales, a la provincia de Albacete le corresponden 1.701,16; a la de Ciudad Real, 202; a la de Cuenca, 754,1; a la de Guadalajara, 468,6, y a la de Toledo, 83,4 megawatios.

    Según informo APRECAM en un comunicado, en este sentido, Castilla-la Mancha se mantiene como primer productor de esta clase de energía limpia en el ranking nacional, superando a la hasta ahora primera región eólica del país, que era Galicia.

    El sector eólico, según un informe elaborado por Deloitte, para la Asociación Empresarial Eólica, contribuyó directamente al PIB nacional, en 2007, con 1.933 millones de euros, e indirectamente, por su "efecto arrastre" sobre otros sectores, como la metalurgia o la fabricación de maquinaria y materiales eléctricos, con otros 1.337 millones de euros más.

    Esta contribución al PIB por parte del sector eólico es superior a la de sectores como el de Cuero y Calzado y el de la Pesca. El sector de las energías renovables se ha convertido en un pilar básico de nuestra industria regional y en un motor de inversión. De aquí a 2010 el desarrollo de los proyectos que hay concedidos supondrán una inversión de más de 5.000 millones de euros en Castilla-La Mancha.

    En la actualidad el 51 por ciento de la energía eléctrica consumida en Castilla-La Mancha es cubierta por esta clase de energías limpias. El objetivo es llegar al cien por cien del consumo en 2012. En la actualidad, gracias a estas energías, se evita la emisión de 2,3 millones de toneladas de contaminantes a la atmósfera.

    Para cuantificar la gran importancia del sector eólico en la creación de empleo sólo hay que señalar que en el citado estudio realizado por Deloitte, se fija la creación de puestos de trabajo en España por parte del sector en 20.781 empleos directos y 16.949 empleos indirectos, que suman en total 37.730 personas empleadas gracias a este sector. Las previsiones para el año 2012 son de un total de 55.912 empleos directos e indirectos.

    Otros aspectos analizados son el ahorro de emisiones de CO2, como principal ventaja ambiental, que alcanza las 18.000.000 toneladas, el ahorro de las importaciones de petróleo, gas y carbón, por una cantidad de más de 1.000 millones de euros, y el impacto de la eólica en la balanza comercial exterior, con exportaciones por valor de 2.550 millones de euros (por delante, por ejemplo, del sector vinícola con 1.800 millones de euros).

    Todas estas cifras avalan la gran inversión que la energía eólica supone para la sociedad española y, en concreto, para la de Castilla-La Mancha, comunidad autónoma líder en potencia eólica instalada y en la que no solamente se han instalado parques eólicos, sino también instalaciones de fabricación de componentes y de servicios auxiliares.

    La importante aportación socio-económica de la industria eólica, por otra parte, contribuye especialmente en la región al desarrollo de las zonas rurales, en las cuales se localizan mayoritariamente sus emplazamientos.