6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 5 de octubre de 2016

    La eólica denuncia que no alcanza la rentabilidad razonable prometida por la reforma

    MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ha denunciado que ha dejado de ingresar en tres años 630 millones de euros que el propio sistema le reconocía como necesarios par alcanzar la rentabilidad razonable a la que se compromete la reforma energética.

    La patronal considera que, en los últimos tres años, la senda de precios prevista por el regulador se ha desviado una media de 6,37 euros por megavatio hora (MWh) a la baja, fundamentalmente por tratarse de años de elevados vientos y lluvias y precios de los combustibles fósiles bajos.

    De esta manera, la eólica ha dejado de ingresar al final de este primer semiperiodo regulatorio esos 630 millones de euros que la propia regulación establece como necesarios para alcanzar esa rentabilidad razonable del 7,39% antes de impuestos.

    Así, la AEE señala que solo se compensará al sector con el 36% de esa cantidad, con lo que pierde el 64% de lo que le corresponde, debido a un error en el diseño del sistema, que incluye unos límites diseñados de tal modo que resulta improbable que la compensación sea por el total.

    Esta pérdida afecta a los parques con derecho a la retribución a la inversión (Rinv); que ascienden a un total de 6.300 MW (304 parques) que no tienen derecho a incentivo porque la regulación se lo retiró de manera retroactiva y han sufrido una merma en los ingresos del mercado previstos de 235 millones de euros en tres años, indica la AEE.

    La patronal advierte que "ésta es una muestra importante" de la seguridad jurídica introducida por la reforma energética y, para solucionarlo, pide que se aproveche el final del primer semiperiodo regulatorio el próximo mes de diciembre para modificar determinados aspectos de la regulación.

    Además, considera que lo más importante es eliminar los límites de la senda de precios del mercado prevista por el regulador, compensar a las empresas cada año por la pérdida de los 12 meses anteriores y evitar que se pueda modificar la rentabilidad razonable cada seis años.

    Asimismo, señala que, según sus estimaciones, el sector dejará de ingresar otros 600 millones en los próximos tres años si el regulador no cambia las previsiones actuales atendiendo al comportamiento del mercado.