26 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 12 de enero de 2008

    España y Francia llegan a un acuerdo "tácito" sobre el trazado de la futura interconexión eléctrica

    MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Los técnicos de los Gobiernos de España y Francia han alcanzado un acuerdo "tácito" sobre el trazado de la futura interconexión eléctrica por los Pirineos y que opta por la alternativa defendida por España en los últimos años, anunció el secretario general de Energía, Ignasi Nieto.

    En una sesión informativa con motivo de la próxima cumbre franco-española en París, Nieto avanzó que aunque el recorrido aún no está definido "metro a metro", sí que existe ya un acuerdo con respecto a que cruzará el valle del Pertús, y discurrirá entre las localidades de Santa Llogaia, cerca de Figueres (Girona) y Baixàs, (Francia).

    La nueva línea de alta tensión seguirá así también el corredor de infraestructuras, esto es, irá en paralelo al trazado del AVE y la autopista y tendrá una capacidad de 1.200 megavatios (MW), precisó Nieto.

    Las interconexiones eléctricas centrarán, junto a la cooperación antiterrorista y la inmigración, la próxima cumbre franco española que presidirán los presidentes Nicolas Sarkozy y José Luis Rodríguez Zapatero en París. En materia de interconexiones, España intentará en la cumbre arrancar a Francia una fecha límite para que ambos gobiernos adopten una decisión final sobre la futura interconexión por los Pirineos.

    El deseo de España es que eso se produzca antes de junio de este año, cuando Francia asuma la presidencia de turno de la Unión Europea, que cargará de trabajo su agenda. Un mes antes de la fecha que España y Francia acuerden para la decisión final, el coordinador de la interconexión eléctrica entre Francia y España, Mario Monti, deberá presentar un informe con una propuesta "no vinculante" de trazado definitivo, donde precisará qué parte del recorrido recomienda soterrar para minimizar el impacto paisajístico, precisó Nieto.

    El secretario general de Industria explicó que el Gobierno español no se opone a soterrar los diez kilómetros de paso de la cordillera, pero advirtió de que el soterramiento debe estar sujeto a la "viabilidad técnica y económica". En este sentido, señaló que el coste de soterrar un kilómetro de la línea de alta tensión se eleva a entre seis y ocho millones de euros, cuando el trazado de un kilómetro descubierto no sobrepasa los 800.000 euros.

    De otro lado, Nieto atribuyó el cambio de posición de Francia a este respecto --la interconexión se lleva discutiendo desde hace 15 años-- al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y aseguró que beneficiará más a España que a Francia. Además, señaló que en el sur de Francia hay una opinión general contraria a la interconexión, mientras que en Girona, salvo los grupos ecologistas, se apuesta por ella.

    Nieto estimó que la nueva interconexión eléctrica --un total de 55 kilómetros-- podría ser una realidad para 2011, mientras que los trabajos de trazado que ya se han iniciado desde Sentmenat hasta Girona pueden estar terminados en junio de 2009.