23 de octubre de 2019
14 de noviembre de 2009

Estados Unidos y China tratarán de cerrar acuerdos sobre el cambio climático en la próxima visita de Obama

BEIJING 10 (REUTERS)

Estados Unidos espera alcanzar diversos acuerdos con China durante la visita que el presidente Barack Obama realizará al país asiático la próxima semana, aunque el tema central de esta visita será el desarrollo de políticas colaboración internacional para la prevención del cambio climático, según afirmó hoy martes un alto cargo del Departamento de Estado.

Las declaraciones de Robert Hormats, subsecretario de Economía, Energía y Agricultura arrojaron algo de luz sobre los acuerdos que Obama espera cerrar en su visita oficial a China.

Obama manifestó ayer lunes en una entrevista a Reuters que Washington y Pekín necesitan trabajar juntos en los grandes problemas del mundo, y que el cambio climático será un objetivo clave de la gira por China que realizará entre el 15 y el 18 de noviembre.

Hormats dejó abierta la posibilidad de que se llegue a acuerdos concretos en asuntos de cooperación energética y de lucha contra el cambio climático, sin descartar que los dos países cierren más pactos cuando vuelvan a sentarse a hablar de temas globales en la cumbre del mes que viene en Copenhague.

En esta cumbre se quiere acordar un nuevo tratado internacional contra el calentamiento global, pero los desacuerdos que probablemente se producirán sobre el tema de la reducción de emisiones contaminantes entre los países industrializados y las naciones en vías de desarrollo, que serían las que más lo acusarían en su actividad industrial, no hace prever que la consecución de un acuerdo vaya a ser fácil.

Las declaraciones de Hormats sugieren que Estados Unidos y China podrían acercar posturas de modo que el país asiático desarrollara sus políticas contra el cambio climático dentro del marco regulatorio internacional.

Hormats se mostró esperanzado de que se progrese en la "internacionalización" de los compromisos suscritos entre Estados Unidos y China y que también se avance en la consolidación de algún tipo de "mecanismo de seguimiento" para que los dos países conozcan los movimientos del otro y los puedan calibrar. Sin embargo, Hormats no aclaró cómo se podrían lograr dichos objetivos ni cómo superar posibles desacuerdos.

El alto cargo del Departamento de Estado también afirmó que durante la visita de Obama se podría hacer pública la existencia de proyectos conjuntos de energías renovables, incluidos proyectos sobre coches no contaminantes.

GESTIÓN "RÁPIDA Y AUDAZ" DE LA CRISIS

Hormats añadió que las desigualdades económicas mundiales serán un importante tema de discusión, ya que considera que ambos países tienen que caminar hacia modelos económicos distintos. En el caso de Estados Unidos, este cambio debe centrarse en una modificación de la política de concesión de créditos. Y en el caso de China, la prioridad ha de ser el aumentar la demanda interna.

También alabó a los líderes chinos por su gestión de la crisis, que consideró "audaz, rápida y decisiva". "La gestión de la crisis financiera llevada a cabo por los líderes chinos es una de las principales razones por la que la crisis no ha sido tan desastrosa como algunos predijeron en un principio", añadió.

Según Hormats, la buena coordinación de las autoridades financieras de ambos países, especialmente la que desarrollaron el Banco Popular de China y la Reserva Federal de Estados Unidos, ha sido "extraordinaria". También dijo que estas actitudes de cooperación no se verán afectadas por las disputas comerciales que han surgido entre los dos países. "Creó que el presidente dirá cosas muy constructivas sobre temas arancelarios", afirmó.