20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 19 de julio de 2018

    El precio de la gasolina y el gasóleo se contiene esta semana tras registrar ligeras subidas

    El precio de la gasolina y el gasóleo se contiene esta semana tras registrar ligeras subidas
    EUROPA PRESS - ARCHIVO

    MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El precio medio del litro de gasolina y de gasóleo ha experimentado leves subidas esta semana, manteniéndose prácticamente estable después del repunte de hasta más del 4% que registraron la pasada semana.

    En concreto, el litro de gasóleo se ha situado esta semana en los 1,229 euros, tras haberse encarecido un 0,012%, en su segunda semana consecutiva al alza, según datos del Boletín Petrolero de la UE recogidos por Europa Press.

    La pasada semana, el precio del litro de gasóleo se disparó un 4,58%, cortando así la tendencia bajista en que había entrado desde mediados de junio y que le llevó a caer cuatro semanas seguidas desde los máximos que había tocado.

    Por su parte, el litro de gasolina ha repuntado esta semana apenas un 0,016%, para situarse en los 1,325 euros, también sumando su segundo semana de alzas.

    Esta contención en los precios de los carburantes se produce en un momento de caídas en los precios del crudo, tras el encarecimiento registrado la pasada semana por las tensiones geopolíticas.

    Así, el precio del barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 72 dólares, tres dólares más barato que hace siete días, mientras que el barril de crudo Texas americano se intercambiaba a 68 dólares, también tres dólares menos que la pasada semana.

    MÁS BARATA EN ESPAÑA QUE EN LA UE.

    A pesar de estas ligeras subidas, la gasolina es más barata en España que en la media de la UE y la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de combustible Euro-Super 95 se sitúa en 1,458 euros y 1,499 euros, respectivamente, mientras que el litro de gasóleo cuesta 1,354 euros en la media de la UE y 1,352 euros en la eurozona.

    El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.