19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 6 de septiembre de 2008

    La primera plataforma solar flotante del mundo alimenta el submarino Golgfish y es adaptable a múltiples usos

    ZARAGOZA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El pabellón de suiza de Expo Zaragoza 2008 ha sido el escenario donde se ha presentado el proyecto Goldfish, desarrollado por la empresa energética con sede en Berna, BKW-FMB Energie AG (BKW). El submarino está alimentado por la primera plataforma flotante del mundo y sus promotores defienden la suficiencia de esta tecnología para usos industriales, turísticos o de transportes.

    La plataforma desarrollada flota sobre el lago Thun, en los Alpes suizos, donde se sitúa como "una isla en medio del lago", según una de las responsables de la dirección del proyecto, Marie-Anne Kiener. La plataforma hace también las funciones de embarcadero y alimenta tanto el submarino, como el trasbordador solar que traslada a los visitantes desde tierra firma.

    Cuenta con cinco satélites laterales donde se encuentra la placas fotovoltaicas que se direcciona maximizando el aporte de energía. En total son 300 metros cuadrados de células fotovoltaicas, que cuentan con una potencia de 30 kilovatios. La movilidad de la "isla" se consigue a partir de de los motores subacuáticos que otorgan a la plataforma una capacidad de giro de 360 grados.

    Así, tanto la plataforma como los diferentes elementos que desarrolla consiguen energía de una manera totalmente limpia. La planta almacena la energía generada en baterías, y carga los objetos dependientes de él mediante un cable. Como todas las tecnologías ligadas a la energía solar, darán un salto cualitativo con el desarrollo de las pilas de combustible, tecnología en la que también investiga la empresa BKW, aunque de manera independiente al proyecto Goldfish, según señaló uno de los creadores del proyecto, Martin Pfiester.

    PEZ DE ORO

    El Goldfish, o 'Pez de oro' en su traducción al español, ha demostrado, según Pfiester, la rentabilidad de esta plataforma. Sólo con energía solar, han desarrollado un vehículo subacuático que puede oscilar de los 20 a 30 metros de longitud, y dependiendo de las dimensiones del submarino, albergar de 20 a 30 pasajeros,

    Tiene un consumo diario de 100 kilovatios hora, lo que les permite realizar hasta 4 inmersiones diarias y descender a una profundidad de 300 metros. Desciende hasta 200 metros en 10 minutos, y en horizontal, bajo el agua, alcanza una velocidad de cinco nudos, según los datos ofrecidos por Marie-Anne Kiener.

    Martin Pfiester defendió estas características avalan la suficiencia de la plataforma para otros usos que, como en el caso del lago, cuenten con aguas tranquilas y horas de sol con un puerto o un río. El promotor cree que esta tecnología es idónea en localizaciones con gran desarrollo demográfico, en los puertos de grandes ciudades, o para suministrar energía al transporte fluvial.

    Como ejemplo puso ciudades como Sydney, Dubai o Shanghai, donde tendría diferentes aplicaciones, también ciudades como Barcelona, con una importante actividad portuaria. En ese sentido defendió los múltiples desarrollos posibles, para los que actualmente los promotores buscan socios y financiación, que Pfiester cuantifica en unos 10 millones de dólares.

    BKW.

    Martin Pfiester subrayó que el desarrollo del proyecto Goldfish ha sido posible por la actividad de una empresa que con 20 años de experiencia es pionera en el uso de energía solar. BKW fue la creadora de la primera gran central fotovoltaica en Europa en el año 1992, y más recientemente ha construido la central a mayor altura de todo el mundo, en los Alpes suizos.

    También es la responsable de la embarcación solar de mayores dimensiones que se ha fabricado en el mundo y que navega desde 2001 en el lago Jura suizo. En el año 2005 obtuvo el premio Solar europeo por la instalación de la planta solar del Stade de Suisse, el nuevo estadio deportivo de la ciudad de Berna, según informaron los creadores del proyecto Goldfish.