19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 24 de enero de 2009

    Sebastián dice haberse desvinculado de la negociación con las eléctricas, que prosigue a nivel técnico

    MADRID, (EUROPA PRESS)

    El ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo estar desvinculado de las negociaciones con las compañías eléctricas acerca del déficit de tarifa --diferencia entre ingresos y costes de la generación de energía--, que prosiguen a nivel técnico.

    "Me he olvidado de las eléctricas. Hace tiempo que no sé nada de ellas", afirmó el ministro tras la inauguración de unas jornadas sobre internacionalización empresarial en la sede de la CEOE, tras ser preguntado acerca de las negociaciones para poner fin al déficit tarifario.

    Fuentes del sector indicaron a Europa Press que las reuniones no han quedado suspendidas, sino que continúan a nivel técnico con vistas a alcanzar un acuerdo que acabe con la deuda eléctrica.

    El Ministerio de Industria aprobó a finales de diciembre una subida media de la luz del 3,4% para las tarifas de baja tensión, pese a no haber llegado a un acuerdo con las compañías acerca del déficit.

    Sebastián había condicionado la subida en el recibo de la luz a la consecución de este acuerdo, que quedó pospuesto para finales de enero y comienzos de febrero. El déficit de tarifa ronda en términos acumulados los 15.700 millones desde 2000 y este año podría alcanzar los 22.500 millones.

    En el momento de la última revisión de tarifas, el acuerdo se encontraba muy avanzado y sólo pendiente del cierre de algunos flecos. De hecho, la buena voluntad de las partes permitió que se aprobase la subida de tarifas.

    El acuerdo entre Industria y las eléctricas intenta hacer encajar a partes iguales la contribución de las empresas, de la Administración y de los usuarios.

    Los puntos fuertes del acuerdo serán el esfuerzo de los consumidores para soportar subidas graduales en el recibo de la luz de cerca de un 10% anual durante tres años y la financiación por parte de las empresas de un bono social vinculado a la renta para potencias inferiores a 4,4 kilovatios (kW).

    Por su parte, Industria podría estar dispuesto a trasladar algunas partidas de la tarifa no relacionadas con el suministro a los Presupuestos Generales del Estado.