28 de septiembre de 2020
30 de mayo de 2008

Las emisiones de CO2 se dispararon un 3,8% en 2007 por el descenso de la energía nuclear y el aumento de la exportación

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Las emisiones de CO2 en el sector industrial y eléctrico crecieron un 3,8 por ciento en 2007, en especial por la generación "anormalmente" baja de energía nuclear (principalmente por paradas programadas en varias centrales), que tuvo que ser sustituida por combustibles fósiles (carbón), según explicó hoy la secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Teresa Ribera. Así, el año pasado ambos sectores emitieron un total de 186,5 millones de toneladas de CO2.

En el ámbito eléctrico, la sustitución de energía nuclear por combustibles fósiles ha supuesto la emisión de 3,5 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Además, España ha incrementado la exportación de energía a Portugal y Marruecos, lo que ha supuesto la emisión de 1,7 millones de toneladas de CO2 más.

"No es un dato bueno de forma aislada, aunque hay elementos positivos, como la mejora de la eficiencia energética, y observamos que frente a un incremento de la demanda de energía eléctrica, la mayor parte de este aumento se produce a partir de energías renovables, especialmente la eólica", dijo Ribera que presentó en la Mesa de Diálogo Social el balance de las emisiones verificadas de 2005-2007 de los sectores energético e industrial.

LAS RENOVABLES AHORRARON 20 MILLONES DE TONELADAS

Así, subrayó que las energías renovables han conseguido cubrir el 80 por ciento del incremento de demanda energética del año pasado, lo que ha supuesto un ahorro de 21,5 millones de toneladas de CO2.

Eléctrico e industrial son los dos sectores sujetos a la directiva europea de comercio de derechos de emisión y suponen un 45 por ciento del inventario nacional de emisiones (el 55 por ciento restante lo componen los sectores difusos, como transporte, residencial o agricultura). Las emisiones totales de CO2 en 2007 no se conocerán con carácter oficial hasta el próximo año.

En definitiva, Ribera indicó que el incremento ya verificado procede fundamentalmente del sector de la generación eléctrica, responsable de más del 50 por ciento de las emisiones de los sectores afectados y que ha registrado un aumento del 6,2 por ciento. Mientras, en el sector industrial se ha producido una estabilización (con un aumento del 0,1 por ciento). Así, se ha pasado de 0,43 toneladas de CO2 por unidad de producto en 2005 a 0,42 en 2007.

CAÍDA DEL PRECIO DE DERECHO DE EMISIÓN

Junto a la bajada de la nuclear y la exportación, apuntó la caída del precio del derecho de emisión en la fase final del periodo 2005-2007, unido a la imposibilidad de arrastrar los derechos a la siguiente fase (II Plan de asignación), lo que ha supuesto una falta de incentivo para la reducción de emisiones. "Esta situación no se va a volver a repetir nunca porque en la siguiente fase los derechos serán arrastrables", aclaró.

Ribera también explicó el balance del Plan Nacional de Asignación 2007-2005, que ha supuesto una asignación deficitaria del 4,1 por ciento (se han emitido un 4,1 por ciento más de lo permitido), especialmente por el sector de la generación, que tiene un déficit del 15 por ciento, mientras que en el sector industrial y de combustión se emitió, respectivamente, un 6,1 y un 22,5 por ciento por debajo de lo permitido.

"Hacemos una valoración positiva del sistema de comercio de derechos de emisión por su carácter incentivador de la eficiencia, ya que la señal de precio se traslada a los mercados y a los sistemas de producción y por el ahorro al que induce el precio de tonelada de CO2", añadió.

En total, se han realizado 2.070 transferencias, por valor de 199,4 millones de derechos de emisión, de los que un 66 por ciento son movimientos internos, un 27 por ciento entradas internacionales y un 7 por ciento salidas internacionales.

DESACELERACIÓN FAVORECE REDUCCIÓN DE EMISIONES

Ribera, acompañada por responsables de los ministerios de Industria y Trabajo, apuntó que la emisión de CO2 en el primer trimestre de 2008, con datos de UNESA, indica un comportamiento positivo. En este sentido, el director general de Industria, Jesús Candil, añadió que la desaceleración económica tendrán un "efecto positivo" en las emisiones de CO2 ya que a la continuación de la mejora de la intensidad energética se unirá el estancamiento de niveles de producción en determinados sectores.

Ambos responsables señalaron que el Ejecutivo continúa con sus previsiones para cumplir el Protocolo de Kioto en 2012: emitir un 37 por ciento más que en 1990 y compensarlas hasta el límite del 15 por ciento fijado para España con mecanismos de desarrollo limpio.