6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 19 de abril de 2016

    La AEB y los sindicatos firman el convenio colectivo de la banca tras 14 meses de negociación

    MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, el secretario general de la federación de Servicios de CCOO, José María Martínez, y su homólogo en UGT, José Miguel Villa, han firmado este martes el convenio colectivo del sector bancario para los próximos cuatro años, hasta 2018, tras una negociación que se ha alargado 14 meses.

    Según ha explicado Roldán, este acuerdo ofrece "visos de estabilidad para el sector muy importantes", ya que se trata de un convenio de "modernización" y de "creación de empleo en el sector", lo cual es "un elemento muy importante en este entorno nuevo".

    "Para las entidades, la ventaja de tener un convenio firmado es que ya sabes los parámetros en los que te vas a mover en términos de costes durante los próximos años", algo que "compensa algunas incertidumbres, como la velocidad de impacto de la revolución digital, la evolución de las propias regulaciones, que se están estabilizando pero que todavía quedan flecos por aclarar, y la propia incertidumbre del entorno económico e, incluso, del entorno político", ha añadido el presidente de la patronal.

    Por su parte, el portavoz de CCOO ha mostrado su "satisfacción" por haber alcanzado "un acuerdo tan importante", en unas circunstancias "complicadas" por la situación del negocio y la reestructuración que sigue en marcha, como el entorno legislativo de la reforma laboral.

    En su opinión, se trata de un acuerdo "equilibrado" que apuesta por la contratación indefinida y en el que se fijan unos criterios de pago de beneficios ligados a los resultados de cada año y que, por tanto, son variables. Según ha explicado, con el nuevo convenio en los dos primeros años de entrada al sector el salario es "un poco inferior" al anterior, pero "se corta y se desincentiva la contratación a través de contratos formativos", al fijarse el mínimo en 18.000 euros para el primer año y en 19.000 para el segundo.

    IMPIDE EL DUMPING ENTRE ENTIDADES.

    En este convenio se establece un mínimo común para todos los operadores "que no posibilita un dumping entre entidades a futuro" y se apuesta por la profesionalización". "Entendemos que este convenio se puede adaptar a la digitalización y la atención en multicancalidad de las entidades", ha añadido.

    En relación con los procesos de reestructuración que las entidades bancarias están anunciando, Martínez ha apuntado que este convenio recoge cláusulas para que estos procedimientos "se sigan haciendo con los criterios con los que se vienen haciendo en los últimos 30 años", sobre "la base de la negociación colectiva".

    "Por duras que hayan sido las crisis, lo único que se ha mantenido de verdad ha sido el contrato social sobre cómo tienen que ser las salidas pactadas y cómo se tienen que dar los procesos de pacto intergeneracional con las nuevas personas que puedan entrar en el sector", ha afirmado.

    Por otra parte, este convenio "no elude aspectos complicados" que "la otra parte" exigía que se retirasen, "aprovechando las circunstancias de la ultraactividad y la reforma laboral". "Hemos convenido que estamos dispuestos a hablar de la transformación de algunos conceptos, como el devengo de antigüedad de los técnicos y no hacerlos desaparecer, ni mucho menos, pero negociar su transformacion ligada a la trayectoria del profesional, como evolucionan las empresas", ha indicado.

    El portavoz de CCOO ha señalado que los 14 meses de negociación han sido "muy productivos" para que ambas partes comprendan "que el convenio no podía ser una coyuntura favorable o desfavorable en función de la reforma laboral". Por ello, ha querido "dar un mensaje de que los agentes sociales, conociendo la realidad de los sectores y las empresas en las que están, son capaces de llegar a acuerdos sin necesidad de que vengan legisladores a garantizar la fortaleza de unos frente a la de otros o a realizar políticas de devaluación salarial que perjudican al conjunto de los trabajadores y el país".

    Además, ha explicado que el convenio incluye una cláusula de empleo que garantiza que antes de abrir un expediente formal hay "un periodo previo de objeción para desbrozar las posibilidades de que los ajustes sean pactados y, desde luego, no traumáticos", mientras que "el tema de la movilidad no se ha modificado".

    UGT: EL CONVENIO PERMITE ABORDAR "LA AMENAZA DE EMPLEO EN EL SECTOR"

    Por su parte, el portavoz de UGT ha apuntado que "lo importante" de este acuerdo "es que hay convenio de banca en el sector". En su opinión, ha sido un año "muy duro de negociación", ya que "la patronal venía a por muchas cosas" y los sindicatos no estaban dispuestos, lo que ha hecho "difícil" llegar al acuerdo.

    En su opinión, el convenio permite abordar "con la tranquilidad" de tener "establecidas las reglas del juego" la "nueva amenaza al empleo del sector", ya que "el conjunto de entidades, unas por unas razones y otras por otras, anuncian una nueva situación de adelgazamiento de plantilla, de cierre de sucursales y, por tanto, de pérdida de empleo en el sector". "Abordar ese proceso con un convenio sin futuro, sin saber qué iba a pasar o sin convenio era una situación imposible", ha añadido.

    Al sindicato le preocupa cómo se van a abordar las reestructuraciones de algunas entidades. "Hoy todavía los clientes de los bancos van a las sucursales, entran en las sucursales" y "esa operación de cerrar sucursales de 3 o 4 empleados y crear sucursales de 15 o de 20, cosa que hace muchos años funciona en Europa, veremos aquí si funciona", ha indicado Villa.

    "En nuestra opinión, el ritmo en que los clientes y, por lo tanto, los ciudadanos del país, abordan ese proceso, es mucho más lento, está mucho más retrasado que en el resto de Europa. Por tanto, nos parece que esa explicación es más una excusa para ajustar costes que otra cosa", ha concluido.