17 de enero de 2020
15 de diciembre de 2019

Albella (CNMV) defiende que las empresas deben priorizar el beneficio al interés social

Cree que satisfacer a otros grupos de interés es importante, pero secundario

Albella (CNMV) defiende que las empresas deben priorizar el beneficio al interés social
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Sebastián Albella Amigo durante su comparecencia en Comisión de Economía y Empresa la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados, en Madrid (España), a 18 de septiembre de 2019. - EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, considera que el objetivo principal de las empresas cotizadas debe ser la creación de valor económico, buscando en la medida de lo posible atender a los intereses de empleados, proveedores, clientes y poblaciones, pero situando estos en un nivel inferior.

Durante la celebración del décimo aniversario de Emisores Españoles esta semana, Albella aprovechó para posicionarse sobre el debate abierto el pasado mes de agosto a raíz de que la Business Roundtable (que agrupa 181 de los principales ejecutivos de EE.UU.) emitiese un comunicado --"muy atrevido", en su opinión-- afirmando que el primer objetivo de las compañías no debía ser maximizar el valor para los accionistas, sino procurar el interés de empleados, proveedores, clientes y otros grupos de interés.

El Código de Buen Gobierno de la CNMV señala que el consejo de administración de una empresa debe guiarse por el interés social, entendido como "la consecución de un negocio rentable y sostenible a largo plazo, que promueva su continuidad y la maximización del valor económico de la empresa".

A continuación, la recomendación añade que, en esa búsqueda del interés social, "además del respeto de las leyes y reglamentos y de un comportamiento basado en la buena fe, la ética y el respeto a los usos y a las buenas prácticas comúnmente aceptadas, procure conciliar el propio interés social con, según corresponda, los legítimos intereses de sus empleados, sus proveedores, sus clientes y los de los restantes grupos de interés que puedan verse afectados, así como el impacto de las actividades de la compañía en la comunidad en su conjunto y en el medio ambiente".

A pesar de que el organismo tiene previsto modificar algunas de las recomendaciones del código el próximo año, Albella resaltó que la definición del interés social de la empresa no será una de ellas, pues considera que esta posición "equilibrada" del código de la CNMV es "muy correcta o adecuada".

En su opinión, el principal objetivo de una compañía cotizada debe ser maximizar su valor económico, sin desmerecer otros fines pero colocándolos "en un nivel inferior".

"Desde la CNMV tenemos que respetar absolutamente la opción que puedan adoptar algunas empresas de poner en el mismo plano esos otros objetivos, pero la recomendación debe seguir siendo que en el primer plano esté la creación de valor", ha explicado Albella.

DEBEN SER LOS POLÍTICOS QUIENES ORIENTEN LAS POLÍTICAS SOCIALES

El presidente de la CNMV ofreció dos argumentos, uno político y otro relativo a la rendición de cuentas y la medición de la actuación de los consejos de administración y los gestores.

"Me parece que deben ser los políticos, a los que libremente elegimos y podemos no reelegir, quienes deben orientar las políticas sociales", indicó el presidente del organismo supervisor de los mercados.

Albella, quien reconoció que "está bien que las empresas y los grandes inversores institucionales colaboren en causas sociales", también explicó que hay "un problema" en la rendición de cuentas desde el punto de vista social.

"Desde la perspectiva de la gestión, la creación de valor es un criterio claro para medir el rendimiento. Si partimos de que hay que medirlo en función del nivel de satisfacción de empleados, proveedores, etcétera, todo se complica", señaló.

Al margen de la declaración de la Business Roundtable en agosto, la Cámara de Comercio de EE.UU. en España (AmChamSpain) anunció, el mismo día en que el presidente de la CNMV realizó estas declaraciones, la puesta en marcha de una campaña de concienciación para los próximos tres años dirigida a fomentar en España la incorporación en las empresas de criterios medibles a favor del medioambiente, de la sociedad y del buen gobierno (Environmental, Social & Governance, o ESG, en inglés).

Para leer más