27 de junio de 2019
28 de abril de 2016

El BCE cobrará 404 millones a los bancos por supervisarlos, un 23,9% más que en 2015

FRÁNCFORT (ALEMANIA), 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Banco Central Europeo (BCE) ha estimado que los costes relacionados con su función de supervisión prudencial del sistema bancario ascenderán a 404 millones de euros en 2016, lo que representa un incremento del 23,9% respecto al importe facturado en 2015, según ha informado la institución.

Esta cantidad deberá ser abonada entre 129 entidades de crédito significativas, que pagarán el 88,4%, y otras 3.200 entidades menos

significativas, que se harán cargo del 11,6%.

Las tasas aplicables a cada entidad se calculan de acuerdo con su importancia y perfil de riesgo, utilizando los factores de la tasa anual facilitados por las entidades supervisadas con fecha de referencia de 31 de diciembre del año anterior.

La tasa de supervisión se calcula al máximo nivel de consolidación dentro de los Estados miembros del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) y es la suma de un elemento mínimo para todas las entidades, que representa el 10% del total a recuperar y que en el caso de las entidades significativas con menos de 10.000 millones en activos se dividirá por la mitad, así como de un elemento variable para la asignación del 90% restante de los gastos.

"Tras un análisis exhaustivo de la experiencia adquirida durante el

primer año de desempeño de sus funciones supervisoras, el BCE ha decidido que sus recursos de supervisión deben incrementarse", explicó la entidad, que en 2016 ha añadido 160 empleados a tiempo completo a estas labores y que en 2017 espera contratar a un número adicional, aunque más reducido, de trabajadores, lo que también entraña costes de oficinas algo más elevados.

El importe de esta factura a pagar por los bancos europeos incluye principalmente los gastos directos realizados por las direcciones

generales de Supervisión Bancaria del BCE y la Secretaría del Consejo de Supervisión en el ejercicio de sus funciones.

Desde noviembre de 2014, el BCE ha ampliado gradualmente sus estructuras organizativas, teniendo en cuenta que podrían variar con el tiempo, por lo que el total de gastos de supervisión anuales sólo

alcanzará su nivel estacionario a medio plazo.

Para leer más