26 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 29 de abril de 2016

    Bruselas dice que reducción y mutualización del riesgo "van de la mano" con el fondo de garantía de depósitos

    BRUSELAS, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El comisario de Estabilidad Financiera y Servicios Financieros, Jonathan Hill, ha defendido este viernes que el fondo único de garantía de depósitos (EDIS por sus siglas en inglés), considerado el tercer pilar de la unión bancaria, forma parte de un paquete "equilibrado" en el que los pasos hacia la mutualización del riesgo y la reducción del mismo "van de la mano".

    La Comisión Europea presentó a finales de año su propuesta para este sistema comunitario de garantía de depósitos de hasta 100.000 euros en caso de quiebra de entidades financieras. No obstante, algunos ministros de Economía de la UE, encabezados por el alemán Wolfgang Schaeuble, condicionan la creación del mismo a una reducción previa de los riesgos del sistema financiero.

    Hill ha explicado que la idea de Bruselas es ponerlo en marcha de forma gradual hasta alcanzar una mutualización completa en 2024. Además, el británico ha apuntado que tendría un coste neutro para los bancos, porque las contribuciones serán deducidas de las que las entidades pagan para sus fondos nacionales de garantía de depósito.

    "El plan es moverse hacia un sistema único de garantía de esquemas individuales de garantía de depósitos a un fondo que garantice los depósitos de toda la unión bancaria (...). EDIS es un fondo amplio de la unión bancaria que hará que los bancos estén mejor protegidos ante posibles shocks locales", ha indicado Hill en su mensaje de vídeo durante la primera conferencia de la Junta Única de Resolución.

    Asimismo, el comisario ha recordado que la primera columna de la unión bancaria, el mecanismo único de supervivión (MUS) ha cumplido ya su segundo aniversario, y que el mecanísmo único de resolución (MUR), "forma también parte del paisaje". "Es fácil olvidar que fue lanzado sólo hace un año y que está abierto formalmente desde hace cuatro meses", ha añadido.

    En este sentido, Hill ha indicado que la crisis financiera reveló que la UE no estaba preparada para enfrentarse a la quiebra de grandes grupos bancarios. "Fue porque tuvimos que abordar el problema, junto con retos específicos en la Eurozona, por lo que empezamos a construir la unión bancaria en 2012. En su núcleo estaba un objetivo simple: crear un sector bancario más resilente, proteger a los ahorradores y proteger a los contribuyentes", ha añadido.

    En cualquier caso, ha llamado a aplicar toda la legislación aprobada, en particular la directiva de resolución y recuperación bancaria y los fondos nacionales de garantía de depósitos. El ejecutivo comunitario amenazó precisamente este jueves a Bélgica y Eslovaquia con llevarles ante el Tribunal de Justicia de la UE (TUE) por no trasponer completamente la primera directiva. Una decisión que ya tomó el año pasado con Polonia.

    De todas formas, Hill ha subrayado que tras las medidas que se han adoptado desde la crisis, los bancos europeos son más fuertes y están mejor capitalizados. "La calidad de los activos ha mejorado y, a pesar de los bajos tipos de interés, los depósitos han crecido. Los ratios de capitald e las entidades han mejorado y están en el 12%, un nivel similar a los de Estados Unidos. La confanza de los inversores ha crecido", ha mejorado.

    Para leer más