4 de diciembre de 2020
21 de marzo de 2017

La CNMV considera que los productos CFD no son adecuados para clientes minoristas por su complejidad y riesgo

La CNMV considera que los productos CFD no son adecuados para clientes minoristas por su complejidad y riesgo
PABLO MORENO

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha exigido a los intermediarios que comercializan contratos financieros por diferencias (CFD) o productos 'forex' que adviertan a sus clientes de que el supervisor no los considera adecuados para su venta a clientes minoristas.

La CNMV ha enviado un requerimiento a los intermediarios que comercializan CFD o productos 'forex' ('rolling spot foreign exchange') con un apalancamiento superior a diez veces u opciones binarias entre clientes minoristas en España y que lo hagan fuera del ámbito del asesoramiento en materia de inversión.

En ese requerimiento, el supervisor exige a estas entidades que adviertan expresamente a sus clientes de que la CNMV considera que la adquisición de estos productos no es adecuada para clientes minoristas debido a su complejidad y riesgo.

Además, obliga a estas entidades a informar a sus clientes del coste que asumirían si decidieran cerrar su posición nada más realizar la contratación.

En el caso de los CFD y productos 'forex', exige, asimismo, que se advierta a los clientes de que, debido al apalancamiento, las pérdidas pueden llegar a ser superiores al importe desembolsado inicialmente para la compra del producto.

Los clientes de estas entidades deberán proporcionar un texto manuscrito o una grabación verbal que permita acreditar que es consciente de que el producto que va a adquirir es especialmente complejo y de que la CNMV considera que no es adecuado para clientes minoristas.

Asimismo, el supervisor obliga a estos intermediarios a que los elementos publicitarios utilizados para la promoción de CFD, 'forex' u opciones binarias contengan una advertencia sobre la dificultad para entender estos productos y sobre el hecho de que la CNMV no los considera adecuados para minoristas.

UN MES PARA ADAPTARSE

El supervisor ha dado un mes a estas entidades para que adapten sus procedimientos y sistemas para estar en disposición de realizar las advertencias y recabar el texto manuscrito o grabación lo antes posible.

Además, la CNMV tiene previsto dirigirse a sus homólogos de otros países para que exijan la realización de las mismas advertencias y actuaciones a los intermediarios registrados en sus territorios que comercializan estos productos a clientes españoles en régimen de libre prestación de servicios, así como defender activamente ante la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés) la adopción de medidas para proteger a los inversores en este ámbito.

El supervisor se muestra preocupado ante la comercialización de estos productos, a los que considera "difíciles de comprender para la mayor parte de los inversores minoristas".

De hecho, según datos de la CNMV, entre el 1 de enero de 2015 y el 30 de septiembre de 2016 el 82% de los clientes que realizaron operaciones con CFD sufrieron pérdidas. En concreto, 30.656 clientes perdieron 142 millones de euros, de los que 90 millones de euros correspondieron a comisiones y otros costes.