3 de abril de 2020
6 de mayo de 2019

La CNMV constata el nivel de estrés bajo de los mercados financieros durante el primer trimestre

La CNMV constata el nivel de estrés bajo de los mercados financieros durante el primer trimestre
EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha constatado que el indicador de estrés de los mercados financieros en España mostró niveles bajos (por debajo de 0,27) durante el primer trimestre de 2019, registrando leves incrementos en algunos momentos de incertidumbre relacionados con Italia.

Según el informe de coyuntura de mercados recogido en el boletín trimestral correspondiente al primer trimestre de 2019 de la CNMV, el indicador se situó al final de marzo en 0,17, frente al 0,18 del cierre de 2018.

El nivel reducido del indicador de estrés se explica, en buena parte, por la escasa correlación que existe entre los seis segmentos considerados, ya que el indicador general únicamente registra incrementos notables si el nivel de estrés aumenta en todos los segmentos al mismo tiempo y durante un periodo prolongado, cosa que no ocurre en la actualidad.

Sin embargo, sí se ha detectado un nivel de estrés considerable en algunos de los segmentos individuales examinados, como en caso de intermediarios financieros (mayoritariamente bancos) y de deuda, cuyo nivel de estrés se situó en 0,66 y 0,57, respectivamente, a finales del primer trimestre.

En el primer caso, el elevado nivel de estrés se explica fundamentalmente por la caída de las cotizaciones del sector, mientras que en el segundo viene determinado por el deterioro de la liquidez del bono de deuda soberano, ha explicado la CNMV.

El supervisor también ha constatado que los mercados de renta variable nacionales, que en 2018 cayeron un 15%, comenzaron el año con "ganancias notables" que permitieron recuperar parte de las pérdidas del ejercicio anterior. Así, pese a las incertidumbres relacionadas con el Brexit, las cotizaciones avanzaron gracias a la disminución de la tensión comercial entre EE.UU. y China y al mantenimiento de la política acomodaticia del BCE.

Además, las caídas de 2018 colocaron la cotización de muchas compañías en un nivel atractivo para buena parte de los inversores, por lo que el Ibex 35 experimentó un incremento del 8,2% entre enero y marzo, en un entorno de "escasa volatilidad y de caídas en los volúmenes de negociación".

Respecto a la renta fija, las rentabilidades de la deuda pública a largo plazo descendieron en el tramo final de 2018 y continuaron con esa tendencia en 2019 al recoger las expectativas sobre el mantenimiento de la política monetaria en un contexto de menor crecimiento e inflación reducida.

Como consecuencia, la curva de tipos solo presentó valores positivos a partir de la referencia a 5 años, situándose el rendimiento medio de la deuda pública a 10 años en el 1,14% en marzo (1,43% en diciembre de 2018). La prima de riesgo soberano no mostró cambios relevantes y finalizó el trimestre en 117 puntos básicos, 138 puntos básicos por debajo de la italiana.

En relación con los agentes que participan en los mercados, la CNMV ha destacado el impacto de las turbulencias observadas en los mercados financieros en 2018 sobre las instituciones de inversión colectiva.

Según ha apuntado, el rendimiento de estas instituciones fue negativo el ejercicio pasado y las inversiones de los partícipes en los fondos de inversión fueron casi la tercera parte de las registradas en 2017, debido fundamentalmente a los reembolsos netos que se produjeron en el último trimestre. Con todo, ha asegurado que las perspectivas a medio plazo para este sector siguen "siendo favorables".

Por otra parte, las entidades de crédito siguen siendo las principales proveedoras de servicios de inversión en España, ya que concentran más del 90% de las comisiones generadas por los distintos servicios de inversión, si bien las sociedades y agencias de valores mantienen "cierta relevancia" en la actividad de transmisión y ejecución de órdenes de clientes y están diversificando los servicios que ofrecen.

RIESGOS DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA

El boletín trimestral de la CNMV identifica los riesgos de diferente naturaleza que afronta la economía española: los relacionados con el sector bancario, la necesidad de afianzar la consolidación de las cuentas públicas y de reducir el nivel de deuda y el esfuerzo para disminuir la tasa de paro.

Todo ello, destaca el organismo que preside Sebastián Albella, en un contexto en el que el proceso de envejecimiento de la población plantea "retos importantes" y en el que persisten "algunas fuentes de incertidumbre de carácter político que pueden perjudicar el desarrollo económico a medio plazo".

El supervisor de los mercados ha incidido en que, aunque los bancos consiguieron mejorar los resultados de sus negocios en España en 2018 con un beneficio superior a 12.000 millones de euros, su rentabilidad se ve presionada a la baja por el contexto de tipos de interés reducidos, que impide mejoras en el margen de intereses.

Aun así, la CNMV ha destacado que indicadores de negocio como la morosidad muestran una evolución positiva, favorecida por el dinamismo de la actividad. "Fortalecer los niveles de solvencia y afrontar el incremento de la competencia derivada de nuevos participantes en el mercado son retos relevantes para el sector", ha apostillado.

INTERMEDIACIÓN FINANCIERA NO BANCARIA

Como novedad, el boletín incluye el primer número del informe 'Intermediación financiera no bancaria en España', que desde ahora se publicará con carácter semestral con el objetivo de descubrir dicha actividad y las entidades que la realizan, cuantificar su relevancia y proporcionar una idea de los riesgos más relevantes que se observan en esta área que anteriormente se conocía como "banca en la sombra".

El informe describe las actividades de intermediación crediticia llevada a cabo por entidades ajenas al sistema bancario. En España, las entidades cuya actividad es más relevante en este aspecto son los fondos de inversión, las emisoras de titulizaciones, los establecimientos financieros de crédito, las sociedades de valores y las sociedades de garantía recíproca.

A finales de 2017, los activos de estas entidades representaban el 6,8% del sistema financiero español, una cifra en expansión, aunque inferior a la de otras economías del entorno.

El análisis de los riesgos más relevantes por tipo de entidad ha concluido que los vehículos de titulización presentan "riesgos elevados" en la mayoría de las categorías analizadas, como riesgo de crédito, riesgo de liquidez, apalancamiento y conectividad con el sector bancario, aunque, ya que la mayor parte de sus activos consolida en los balances del sector bancario, la valoración final de riesgos de estas entidades "se atenúa".

En el caso de los fondos de inversión, que formarían el grueso de la intermediación financiera no bancaria en España (82,5%), el riesgo más elevado es el de crédito (especialmente en los fondos monetarios y en los de renta fija) y que el riesgo relacionado con la transformación de vencimientos es más relevante en los fondos de renta fija.

El riesgo de liquidez no ha superado los umbrales que delimitan la primera señal de alerta, pero se observa "un deterioro notable" del indicador desde 2013 en las tres categorías de fondos analizadas, por lo que el organismo supervisor considera importante seguir evaluando y completando el análisis con nuevas métricas que permitan una valoración más completa del mismo.

De cara al futuro, la CNMV ha comunicado que publicará de forma periódica una actualización de las cifras más importantes de este sector, así como de la evolución de sus riesgos. Estas actualizaciones pueden incluir nuevos indicadores para valorar las categorías de riesgos más relevantes y entre ellas cabe el desarrollo de nuevos indicadores para valorar el riesgo de liquidez o el apalancamiento y análisis sobre concentración de entidades en función de sus activos y de sus partícipes y sobre las interconexiones con otros participantes del sistema.

Para leer más