19 de enero de 2021
27 de noviembre de 2020

Delgado (Banco de España) entiende las críticas al veto al dividendo, pero ve preferible "pecar de cauteloso"

Delgado (Banco de España) entiende las críticas al veto al dividendo, pero ve preferible "pecar de cauteloso"
La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, comparece ante la Comisión para la Transición Ecológica del Congreso - CONGRESO - ARCHIVO

No ve prudente la relajación de provisiones en el tercer trimestre

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, ha reconocido que entiende las críticas que han hecho las entidades financieras y los analistas a la recomendación del Banco Central Europeo (BCE) de no repartir dividendos hasta enero de 2021, pero en su opinión es preferible "pecar de cauteloso que de arriesgado".

Así lo ha puesto de manifiesto en la 'XIX Jornada Nuevo Mundo post-Covid-19, Retos del día después' del Club de Gestión de Riesgos de España, donde ha resaltado que la necesidad de preservar capital en una situación de "profunda incertidumbre" llevó a los supervisores a recomendar que los bancos se abstuviesen de distribuir dividendos y recomprar acciones.

La subgobernadora ha reconocido que la medida ha sido de las más controvertidas y menos celebradas por el sector, que sostiene que dicha limitación puede generar una presión a la baja adicional sobre los precios de las acciones, que ya de por sí están muy castigados, colocando a los bancos europeos en desventaja frente a sus rivales estadounidenses.

"Entiendo la controversia y las razones esgrimidas por el sector bancario, pero debo enfatizar de nuevo que, en tiempos de incertidumbre, resulta claramente preferible pecar de cauteloso que de arriesgado", ha sostenido.

En cualquier caso, Delgado ha recordado que la evolución en la situación de la pandemia y su efecto sobre las perspectivas macroeconómicas se tendrán en cuenta en la revisión de la recomendación antes de que finalice el año.

NO VE PRUDENTE LA RELAJACIÓN DE PROVISIONES EN EL TERCER TRIMESTRE

Por otro lado, la subgobernadora ha destacado la efectividad de las medidas de apoyo como los avales y las moratorias de crédito y ve justificado que se mantengan parte de ellas, en particular para determinados sectores, ante la persistencia de la pandemia, por lo que el organismo ve "adecuada" la decisión del Gobierno de extender los avales del ICO.

En cualquier caso, Delgado ha advertido de que la crisis producirá "inevitablemente" cambios estructurales y no toda la actividad económica podrá recuperar los niveles anteriores, por lo que los bancos "deben prepararse ya para este impacto".

Según ha apuntado, deberían aumentar los recursos en las áreas de análisis y gestión del riesgo, incluyendo la gestión activa de renovaciones y renegociaciones con aquellos clientes que, casi con certeza, no puedan cumplir con las condiciones contractuales originarias. "La identificación temprana de situaciones problemáticas resulta fundamental en este contexto", ha afirmado.

"Es fundamental que los bancos contemplen unos escenarios suficientemente prudentes en sus proyecciones de capital y que doten provisiones por deterioro de manera conservadora. En este sentido, ya he señalado que la relajación en el tercer trimestre de la cuantía de las provisiones dotadas por las entidades españolas no parece prudente en las actuales circunstancias", ha avisado.

En esta línea, la subgobernadora ha señalado que, si bien el desarrollo de una vacuna eficaz contribuiría decisivamente a aclarar el horizonte a medio plazo y eliminar los escenarios económicos más extremos, el corto plazo sigue marcado por la incertidumbre. "Mientras esta persista, nuestra responsabilidad nos exige mantener la prudencia", ha apostillado.

COORDINACIÓN MACRO Y MICROPRUDENCIAL

Por otro lado, la subgobernadora del Banco de España ha reconocido que se precisa colaboración entre las autoridades de supervisión macro y microprudencial para coordinar las medidas a adoptar en el contexto actual, pues muchas de las acciones que se han tomado como respuesta a la crisis tienen implicaciones para ambos tipos de supervisión, como son las recomendaciones relativas al uso de los colchones de liquidez y capital, las expectativas supervisoras respecto al plazo y las condiciones para su eventual reconstrucción o las recomendaciones sobre reparto de dividendos y pago de retribución variable.

Delgado también ha resaltado la necesidad de extraer lecciones de la crisis para mejorar aspectos sanitarios, de protección social o económicos que hayan evidenciado carencias, pero también la regulación bancaria.

En este sentido, ha señalado que la crisis del coronavirus es el primer test al que se ha sometido el marco de supervisión y regulación bancarios tras la reformulación en la que se incorporaron las lecciones aprendidas de la anterior crisis financiera. "En conclusión, contamos con un sistema bancario más fuerte y resistente, sujeto a una regulación más rigurosa y supervisado de modo centralizado a nivel europeo", ha valorado.

En cuanto al marco supervisor, Delgado ha destacado que el Mecanismo Único de Supervisión ha brindado la fortaleza de "una supervisión verdaderamente europea", pese a que la Unión Bancaria no se ha completado y todavía falta apuntalar el marco europeo institucional, con un esquema de depósitos con pleno respaldo europeo y mayor homogeneización normativa en áreas como el blanqueo, la idoneidad de administradores o la insolvencia.

Respecto al marco regulatorio, tras la incorporación de Basilea III, la subgobernadora ha resaltado el considerable esfuerzo que han tenido que hacer las entidades españolas, pues el proceso de adaptación se ha en paralelo a la corrección de la sobrecapacidad que presentaba el sector en 2008 y al proceso de limpieza de activos improductivos.

Para leer más