16 de junio de 2019
  • Viernes, 14 de Junio
  • 9 de marzo de 2016

    Draghi anunciará una bajada del tipo de depósito y ampliará su programa de compra de deuda

    Draghi anunciará una bajada del tipo de depósito y ampliará su programa de compra de deuda
    REUTERS

    MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

       El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunciará una bajada del tipo de interés de depósito a las entidades de la eurozona, actualmente situado en el -0,30%, además de una ampliación de su programa de compra de deuda, ya sea en su cuantía o en su duración, según los analistas consultados por Europa Press.

       Draghi encara la reunión del Consejo de Gobierno de la institución del mes de marzo con la inflación en terreno negativo (-0,2% en el mes de febrero) y después de haber subrayado en varias ocasiones que dispone de "múltiples" herramientas y "no dudará" en actuar, además de que "reconsideraría" sus medidas en este encuentro.

       A esta situación se suma un comienzo de año marcado por la volatilidad en los mercados, consecuencia de las dudas sobre la ralentización económica de China, y la continua caída del precio del petróleo, que sin embargo esta semana ha conseguido remontar y situarse por encima de los 40 dólares.

       "Las ruedas de prensa de Mario Draghi por lo general se dividen en dos categorías, las que el obstáculo a saltar es de medio metro y en las que es de metro y medio", explica el analista de XTB Javier Urones, que considera que "sin lugar a dudas" la próxima comparecencia del banquero italiano es del segundo tipo.

       "El mercado se ha hecho ilusiones", subraya Urones, por lo que la situación "resta margen de sorpresa" a Draghi. Sin embargo, en opinión del analista, el presidente del BCE es "un especialista en este tipo de eventos", por lo que no descarta la posibilidad de sorpresas para los mercados.

       Por su parte, los analistas de ING advierten de que los mercados tienen "una vez más" puestos sus ojos en Draghi esperando que "pueda hacer su magia y sacar un conejo de su chistera". Ante esta situación, la entidad considera que el BCE ha llegado a un punto en el que medidas adicionales tienen el riesgo de "hacer más daño que bien".

    LA "ASIGNATURA PENDIENTE" DE DRAGHI.

       A estas "ilusiones" se une la continua caída de los precios en la eurozona, que como recuerda el analista de Self Bank Felipe López-Gálvez, "ha reabierto el debate sobre la deflación y los efectos devastadores que podría tener en la economía".

       "La estabilidad de precios es la asignatura pendiente de la zona euro, ya que el resto de variables macroeconómicas como empleo, consumo y crecimiento sí van por la buena senda", asegura López-Gálvez.

       Pese a ello, López-Gálvez considera que el rebote de las últimas semanas del precio del crudo suponen "todo un alivio" para Draghi, recordando que buena parte del problema de inflación de la eurozona es consecuencia de la caída del precio de la gasolina.

       Respecto a las medidas que anunciará el banquero italiano en la rueda de prensa, los analistas de ING afirman que "encontrar las herramientas adecuadas nunca ha sido más difícil" que en la actualidad.

       Sin embargo, los expertos consultados coinciden en apostar por una rebaja de su facilidad de depósito al -0,40% o incluso al -0,50%, lo que implica que la institución cobrará más a los bancos que guarden diariamente su liquidez sobrante en la entidad.

       Mediante esta medida, el BCE persigue dos objetivos: obligar a las entidades a redirigir los capitales a la economía real al mismo tiempo que amplía el rango de opciones de compra de deuda, ya que la institución no puede adquirir deuda por debajo de este umbral, tal y como explica Urones.

       Además, los analistas coinciden en apostar por un aumento de la vigencia y composición del programa de compra de activos, conocido como Quantitative Easing (QE). En este sentido, el analista de IG Daniel Pingarrón considera que el BCE prolongará seis meses más las compras de activos, hasta septiembre de 2017, "o incluso el tamaño mensual", actualmente situado en 60.000 millones.

    MATICES PARA LA BANCA.

       Por otro lado, Pingarrón apunta a la posibilidad de que el BCE adopte algún tipo de matiz para evitar penalizar a la banca europea, "que en un contexto de política monetaria tan laxa sufre y tiene problemas de rentabilidad".

       Respecto a las consecuencias para los mercados, Pingarrón subraya que si se produce una ampliación "significativa" del programa de QE "las Bolsas pueden darse por satisfechas" y prolongar el rebote experimentado en las últimas semanas.

       Por su parte, el impacto en el cruce del euro respecto al dólar "es algo más complicado de prever", según Urones, que considera que "lo lógico" sería observar una depreciación del dólar, una situación que sin embargo "se debería haber visto en otras situaciones pero el resultado final no ha llegado a ser finalmente el previsto".

    Para leer más