20 de agosto de 2019
2 de febrero de 2009

Economía.- Almunia dice que la creación de 'bancos malos' para comprar activos tóxicos puede dar "buenos" resultados

Pide sintonía a Gobierno y banca para "remar en la misma dirección" contra la sequía de crédito

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Economía de la Unión Europea, Joaquín Almunia, valoró hoy la idea de sacar de los balances de las entidades financieras los "activos dudosos", ya que, según dijo, tuvo "muy buenos resultados" en anteriores crisis financieras, como puso de manifiesto el ejemplo sueco, con la creación de 'bad banks' o 'bancos malos' para adquirir estos activos tóxicos.

Aun así, recalcó que sería preciso acordar unos métodos de valoración de los activos que no perjudiquen a los contribuyentes y despierten la confianza de los activos financieros. "Es un tema extraordinariamente importante", aunque incidió de que "cada país tiene que encontrar una solución adecuada para sus instituciones financieras".

Por este motivo, recordó el "extraordinario esfuerzo" realizado por los bancos centrales, empezando por el Banco Central Europeo (BCE) y la Fed en la asunción de riesgos.

Almunia aseguró que es imprescindible que los responsables de los bancos y los gobiernos tengan "sintonía" y "remen en la misma dirección" para "restaurar la confianza" de oferta y demanda y resolver la "sequía del crédito" a empresas y familias, que está en el origen de la "recesión".

En declaraciones a los periodistas antes de participar en una jornada parlamentaria en el Congreso de los Diputados organizada por el Grupo Socialista, Almunia aseguró que la Comisión Europea está siguiendo "minuto a minuto" la situación de los mercados financieros y que todavía "queda mucho por hacer" para recuperar la normalidad.

Almunia recalcó que los gobiernos de todo el mundo están poniendo "muchísimo dinero de los contribuyentes" en planes de ayuda a la crisis. En este sentido, aseguró que la respuesta de los gobiernos desde la crisis de las hipotecas 'subprime' hace año y medio logró evitar el "colapso" al que estuvieron a punto de verse abocados los mercados en verano de 2008, con la quiebra de Lehman Brothers.

LEJOS DE LA EXHUBERANCIA IRRANCIONAL.

En cualquier caso, alertó de que la intervención y las ayudas de cualquier tipo no pueden convertirse en una "relación permanente" entre el sector público y el financiero. "Un exceso de intervención lleva a una asignación ineficiente de recursos", señaló. Asimismo, auguró que cuando se recupere la senda de la recuperación, el sistema financiero será "menos dinámico", alejado de la "exhuberancia irracional" de años pasados.

Sin embargo, recordó que la crisis no es solo financiera y se ha traducido en una "recesión muy extendida". "Los datos son tremendos", lamentó Almunia. En este sentido, reivindicó la respuesta global de los gobiernos de todo el mundo en las próximas cumbres del G20 y el FMI. "Ningún país puede salir por sí solo de la crisis. De una crisis que es global hay que salir coordinando actuaciones", recalcó.

RIESGO DE DEUDA DE LOS PAÍSES.

No obstante, defendió la necesidad de reorientar la política monetaria. "No podemos encadenar burbuja financiera tras burbuja financiera", remachó.

Asimismo, Almunia apuntó que el "escenario deseable" es lograr que hacia finales de 2009 se recupere la senda del crecimiento en la economía global si el mercado se normaliza, y abogó por mantener las políticas de un estímulo fiscal y presupuestario. Así, valoró las políticas presupuestarias expansivas, aunque incidió en el riesgo que puede suponer un elevado nivel de endeudamiento.

Por último, explicó que los países con elevada deuda se ven "discriminados mucho más que hace un año" por los mercados, lo que afecta también a las calificaciones de las agencias de 'rating', "complicando más la situación". "Las mismas que antes daban la triple A a los activos de alto riesgo", recordó.