25 de abril de 2019
  • Miércoles, 24 de Abril
  • 23 de mayo de 2014

    Los test de estrés buscan eliminar la falta de confianza que tiene la banca europea

    MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

       La vicepresidenta del Consejo de Supervisión y miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), Sabien Lautenschläger, ha afirmado este viernes que los nuevos test de estrés que se realizarán a finales de año serán más "exhaustivos" que los anteriores y buscarán eliminar la falta de confianza que sigue manteniendo la banca europea.

       Durante su intervención en unas jornadas organizadas por KPMG y Expansión, Lautenschläger ha señalado que la nueva supervisión a la banca europea se hará "partiendo de cero" y ha insistido en que el objetivo será recuperar y devolver la confianza en el sistema bancario europeo, creando transparencia en los balances y proponiendo planes de mejora si es necesario. "Los bancos de la zona euro siguen sufriendo de falta de confianza respecto a los balances de sus activos", ha dicho.

       Según ha precisado, esta falta de confianza afecta a las condiciones de los préstamos de los bancos, tanto locales como internacionales, al tiempo que ha indicado que los bancos de la zona euro "tienen que hacer frente a estas incertidumbres aumentando el capital".

       Desde su punto de vista, recuperar la confianza en la zona euro y en el sector bancario debería conllevar menores costes de financiación de los bancos y ayudarles a que se centraran en su negocio principal: prestar dinero a hogares y empresas para contribuir a la mejora de la economía real.

       Lautenschläger ha recordado que desde julio del año pasado los bancos han reforzado sus balances en 104.000 millones a través de mayores provisiones y evaluaciones colaterales, algo que debería introducir cambios importantes en las perspectivas de mercado europeo y ofrecerle una oportunidad.

    EJERCICIO COMPLETO

       La vicepresidenta ha insistido en que este ejercicio de evaluación tiene que ser "más completo" que los anteriores test de estrés, por lo que se analizarán profundamente áreas de negocio, carteras, créditos individuales, procesos y líneas de trabajo de los bancos.

       Así, ha recalcado que los bancos que aprueben estos test merecerán una mayor confianza del mercado, al tiempo que ha subrayado que no hay que limitarse a identificar las debilidades de las entidades, sino que también hay que centrarse en la forma de responder con "rapidez y de forma estricta" a los problemas que presenten.

       Por ello, pedirán a los bancos que muestres escasez de capital que tengan un plan para recuperarse antes de que se conozca el resultado de los test de estrés. "Es la única manera de no generar incertidumbre en el mercado", ha zanjado.

       Lautenschläger ha apuntado que el objetivo común debería ser que los mensajes que lleguen al mercado "sean lo más claros y precisos posibles" con el fin de "eliminar especulaciones". "Estas plantillas de revelación al publico son vitales para la transparencia", ha manifestado.

       "La evaluación exhaustiva necesita ser un éxito y nos hemos ocupado de tener los factores críticos. Va a ser mucho más exhaustiva de los anteriores test", ha resumido la vicepresidenta, que ha dicho que se tomarán medidas en aquellos puntos en los que se hayan observado "desafíos y problemas" para los bancos.

       "Tenemos un aseguramiento de la calidad más estricto, y un seguimiento muy claro de los análisis, lo que hará que los sectores bancarios sean más sólidos y fuertes", ha concluido Lautenschläger, quien se ha mostrado segura de que se podrá hacer frente a los retos para que esto redunde "en beneficio de todos".