19 de mayo de 2019
  • Viernes, 17 de Mayo
  • 24 de enero de 2008

    Economía/Finanzas.- (Ampl.) Sovereign, participado por Santander, perdió 926 millones en 2007 por la crisis crediticia

    El banco ha suspendido dividendos, recortado créditos destinados a la compra de automóviles y ha vendido casi 5.000 millones en activos

    NUEVA YORK, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La entidad estadounidense Sovereign, en la que el Santander tiene una participación del 24,99%, perdió 1.349 millones de dólares (889 millones de euros) en el ejercicio 2007 frente a beneficios de 137 millones de dólares (93 millones de euros) en el año precedente, debido al impacto de la crisis crediticia, informó hoy el banco en un comunicado.

    Sovereign registró, además, unos 'números rojos' de 1.600 millones de dólares (1.094 millones de euros) en el cuarto trimestre, frente a pérdidas de 129,4 millones de dólares (88,5 millones de euros) en el mismo periodo del ejercicio precedente.

    Estas pérdidas trimestrales obedecen a amortizaciones relacionadas con el impacto de la crisis 'subprime' en Estados Unidos, por valor de 1.577 millones de dólares (1.078 millones de euros).

    Además, el banco menciona cargas por valor de 88 millones de dólares (60 millones de euros) en concepto de provisiones para cubrir pérdidas crediticias así como de 27,4 millones de dólares (18,7 millones de euros) relacionadas con acuerdos con otras dos compañías hipotecarias.

    Además, el resultado trimestral del banco también se vio impactado por pérdidas de 180 millones de dólares (123,1 millones de euros) en sus valores relacionados con Fannie Mae y Freddie Mac, las agencias de garantía hipotecaria respaldadas por el Gobierno Federal de EEUU.

    Excluyendo estas cargas, Sovereign hubiera obtenido un beneficio operativo por acción en el cuarto trimestre de 94 millones de dólares (64 millones de euros).

    La entidad asegura que durante el pasado año ha tomado una serie de medidas para impulsar su base de capital "en un entorno económico debilitado".

    Concretamente, afirma que ha realizado desinversiones por valor de 7.000 millones de dólares (4.788 millones de euros) en activos no principales y que ha reducido las concesiones de créditos para la compra de automóviles en regiones del Sureste y Suroeste de EEUU por el aumento de los impagos.

    Además, ha reducido sus gastos operativos en 100 millones de dólares (68,3 millones de euros) en 2007 y ha eliminado su dividendo anual al accionistas, una medida que impactará positivamente con 160 millones de dólares (109 millones de euros).

    "Nuestros resultados trimestrales han resultado impactados significativamente por la crisis de los mercados del crédito y la continua debilidad en el mercado residencial", declaró el presidente del banco Joseph P. Campanelli.

    Sin embargo, aunque reconoce que las cuentas son "decepcionantes", Campanelli aseguró que la de las pérdidas no están relacionadas con sus flujos de caja, por lo que "no impactarán en el futuro desarrollo de los niveles tangibles de capital existentes".