15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 18 de febrero de 2009

    Economía/Finanzas.- Ana P. Botín dice que los bancos "pagan caro" las líneas de liquidez del Gobierno y lo trasladan

    SEVILLA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín, aseguró hoy que los bancos y entidades financieras están "pagando caro" las líneas de liquidez puestas en marcha por el Gobierno y se lo repercuten en los precios a sus clientes.

    "Nos cobran a precios de mercado, por lo que no tenemos otra que trasladarlo y repercutirlo a los clientes", dijo la presidenta de Banesto, que participó en un ciclo de conferencias titulado 'Ideas para un cambio de ciclo', organizado por la Asociación Andaluza de Empresa Familiar (AAEF).

    Ana Patricia Botín reconoció que "las condiciones se han endurecido para todos" y precisó que la diferencia entre lo que las entidades pagan por los depósitos y cobran por los créditos es actualmente de 2,5 puntos. "Ello tiene que permitir pagar sueldos y pagar la morosidad, por lo que la gestión a nivel del sector en España ha sido buena", estimó.

    La máxima directiva de Banesto reconoció que actualmente "hay menos créditos", mientras que anteriormente se financiaron operaciones "que ahora no se financiarían", aunque rechazó la hipótesis de que entidades hayan 'cerrado el grifo' de los préstamos.

    En ese sentido, aclaró que "sí se ha cerrado de la financiación por parte de los inversores extranjeros en España, que habían crecido mucho en los últimos años, más que el ahorro nacional, de forma que hemos importado dinero de fuera del país y ahora esos inversores han dejado de prestar a los bancos, por lo que al final las que tenemos que devolver esos créditos somos las entidades".

    Ana Patricia Botín afirmó además que el ahorro extranjero que los bancos canalizaban para dar créditos, especialmente hipotecarios a las familias españolas "se terminó en agosto de 2007".

    Botín aseguró que en el caso de su entidad financiera, en 2008 los créditos concedidos han crecido un 4,1 por ciento, más que el PIB y el crédito a empresas ha crecido al siete por ciento, porcentaje que, excluyendo las actividades inmobiliarias, se eleva al 12 por ciento. Agregó que actualmente "hay menos demanda de crédito porque la demanda inmobiliaria ha caído pero crecemos dos dígitos en las empresas, por lo que no es verdad que la banca haya cerrado el grifo, aunque a España nos lleguen menos depósitos".

    Reconoció que Banesto "no es ajena a lo que ocurre en Bolsa"pero consideró que 2008 registró "magníficos resultados" y además posee "uno de los mejores ratios de morosidad, de solvencia y de eficiencia de la UE".

    Botín estimó que el Banco de España ha reclamado a las entidades que hicieran provisiones adicionales en época de crecimiento, por lo que en la actualidad la entidad dispone de 1.000 millones de euros de provisiones genéricas además de las provisiones necesarias para la morosidad, lo que "permitirá absorber los incrementos de mora previstos para 2009 y 2010".

    SIN RECAPITALIZACIONES PÚBLICAS.

    Tras lamentar que actualmente "existe una desconfianza general hacia el sector financiero mundial, que también afecta a España", destacó que este país "tiene uno de los pocos sectores financieros que no ha recibido ninguna asistencia en cuanto a ayudas de capital o compra de activos por parte del Gobierno pero también nos vemos castigadas con las líneas de liquidez establecidas".

    Botín recordó que las entidades financieras quieren dar créditos porque en caso contrario no crecen, pero apuntó la existencia de una caída del consumo "donde las empresas venden menos y se desploma la demanda del consumidor".

    Recordó que España "ha sido un país muy endeudado y ahora tenemos todos que ajustarnos y entre todos hacer ese ajuste más suave, y para ello el Gobierno está dando liquidez a los bancos para poder prestar dinero".

    A pesar de este panorama, Ana Patricia Botín se mostró "optimista", de forma que "actualmente vamos en bicicleta y subiendo un puerto de montaña pero hay que seguir pedaleando todos los días y concentrándonos en la rueda, no en otras cosas".

    En ese sentido, precisó que desde Banesto "estamos buscando fórmulas no sólo para dar liquidez a las familias y empresas sino la forma de asesorarlas y ayudarlas a salir de la crisis, sobre todo a las pymes, que son las que más sufren cuando caen las ventas".

    "Es necesario que exista demanda solvente de crédito y no hay muchos proyectos nuevos en este momento, por lo que debemos intentar dar una nueva visión y animar a invertir, ante esta situación difícil vamos a tener que hacer ajustes pero debemos buscar apoyos y preguntar no encerrarnos en nosotros mismos", aseveró Botín.

    Tras destacar la salud de las empresas españolas, la presidenta de Banesto precisó que las sucursales de la entidad "deben dar apoyo no sólo financiero sino sobre qué hacer" y busca mecanismos para dar capital a las empresas, no solo créditos.