23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 2 de febrero de 2009

    Economía/Finanzas- Bank of America, criticado por patrocinar un evento de la Super Bowl tras acogerse al plan de rescate

    NUEVA YORK, 2 Feb. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero) -

    Bank of America, que hace unas semanas recibió 45.000 millones de dólares del plan de rescate financiero para evitar su colapso, está en el ojo del huracán tras conocerse que patrocinó la semana pasada un evento de la Super Bowl, la final de la Liga de Fútbol Americano (NFL), mientras el presidente, Barack Obama, cargaba contra Wall Street.

    El evento patrocinado por Bank of América se llamó 'Experiencia NFL', duró cinco días y se instaló en un espacio abierto de casi 80.000 metros cuadrados repleto de juegos deportivos y de atracciones interactivas emplazado en los alrededores del estadio de Tampa (Florida) donde ayer se celebró la final de la Super Bowl.

    El banco que preside Kenneth Lewis defendió el patrocinio asegurando que se hizo con "intenciones comerciales" y como parte de su estrategia de expansión, teniendo en cuenta que la Super Bowl es uno de los eventos deportivos que más interés despierta entre los estadounidenses y que sus ventas han subido considerablemente en los últimos días, según informa la cadena ABC.

    "El patrocinio de este tipo de eventos de la Super Bowl vuelve a decirnos a los estadounidenses que cogeremos vuestro dinero y después lo vamos a malgastar", afirmó Tom Schatz, presidente de la organización contrarios al malgasto de fondos por parte del Gobierno (CCAGW, por sus siglas en inglés), una de las entidades que ha criticado la decisión de Bank of America.

    El banco no ha querido hacer público cuánto dinero se gastó en el patrocinio de la Super Bowl, aunque la mencionada cadena de televisión habla de unos 10 millones de dólares. Por su parte, la Liga de Fútbol Americano aseguró que se trató de un evento "multimillonario" y que sólo las tiendas de campaña costaron 800.000 dólares.

    Desde entidades como CCAGW insisten en que dadas las actuales circunstancias, los bancos que se han tenido que acoger en los últimos meses al plan de rescate de 700.000 millones de dólares no deberían patrocinar este tipo de actividades. "Aunque sea un gran negocio para ellos, mucho más importante es saber qué pasa con nuestros impuestos", subrayó Schatz.

    El banco con sede de Charlotte (Carolina del Norte) no es la única que ha recibido críticas estos últimos días de furor futbolístico. A comienzos de la semana pasada Morgan Stanley, el banco que despidió el año pasado a cinco mil empleados y que recibió 10 millones del plan de rescate, celebró una conferencia de tres días con sus clientes en un exclusivo resort de Palm Beach.

    Aunque la entidad aseguró que es parte de una tradición anual y que los clientes pagaron el viaje de su bolsillo tras recibir un descuento de 400 dólares, el congresista demócrata Elijah Cummings consideró injustificable un evento así cuando la gente está sufriendo las consecuencias de la crisis. "Para mucha gente que conozco ese dinero es la mitad de que lo cuesta la mensualidad de su hipoteca", denunció.