16 de septiembre de 2019
2 de noviembre de 2014

El BCE asume este martes la supervisión de los grandes bancos de la eurozona

FRÁNCFORT, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Banco Central Europeo (BCE) asumirá este próximo martes, 4 de noviembre, sus nuevas funciones de supervisión con la entrada en funcionamiento del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), un paso hacia una mayor armonización a nivel europeo y que le llevará a vigilar directamente a los 120 bancos más importantes de la zona euro.

   La puesta en marcha de este mecanismo europeo se produce después de que el BCE haya concluido su revisión de la calidad de los activos de los bancos que supervisará de forma directa, que tenía como objetivo dar a la institución una imagen más clara del sector antes de asumir sus nuevas funciones.

   El MUS se instauró en respuesta a las lecciones extraídas de la crisis financiera y se basa en principios y normas acordadas conjuntamente. Además, promueve un código normativo único como base para la supervisión prudencial de las entidades de crédito, con el fin de potenciar la solidez del sistema bancario de la zona del euro.

   A partir de este martes, el BCE será el encargado de garantizar "un funcionamiento eficaz y coherente del MUS y supervisar el funcionamiento del sistema" y trabajará conjuntamente con las autoridades nacionales responsables de estas tareas en los Estados miembros participantes.

   Para garantizar una supervisión eficaz, las entidades de crédito se clasificarán como "significativas" y "menos significativas", corriendo la vigilancia de las primeras directamente a cargo del BCE y reservando a las autoridades nacionales la supervisión de las segundas.

   "El MUS se compone del BCE y de las autoridades nacionales de los Estados miembros participantes, por lo que combina las fortalezas, la experiencia y lo conocimientos especializados de estas instituciones", asegura la institución presidida por Mario Draghi.

   Todos los países de la eurozona forman parte automáticamente del MUS, mientras que los estados miembros de la UE no pertenecientes a la eurozona pueden participar mediante una "cooperación estrecha" de sus autoridades nacionales competentes con el BCE.

   El BCE defiende que el MUS no aspira a "reinventar la rueda", sino a consolidar las mejores prácticas de supervisión ya en vigor. Para ello, colaborará con la Autoridad Bancaria Europea (EBA), el Parlamento Europeo, el Eurogrupo, la Comisión Europea y la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) en el marco de sus respectivos mandatos.

   Asimismo, velará por mantener la cooperación con todos los interesados, con los organismos internacionales y con las instituciones encargadas de la elaboración de las normas.

TOMA DE DECISIONES.

   Aunque esta integrado en el Banco Central Europeo, el mecanismo tiene una gobernanza específica y está dirigido por el consejo de supervisión, que está compuesto por seis miembros del BCE y por los supervisores nacionales. Actualmente, está reforzando sus plantillas con alrededor de 1.000 profesionales, muchos de los cuales proceden del Banco de España.

   Las decisiones que adopte este organismo serán referendadas en el consejo de gobierno por el denominado procedimiento de no objeción, que le permitirá rechazarlas pero no enmendarlas.

   Tras esta reestructuración de la supervisión europea, el Banco de España se encargara de la supervisión directa de las entidades españolas menos significativas y, dado el objetivo de dar un mayor peso a las inspecciones in situ, uno de sus empleados será como regla general el jefe de inspección.

   Asimismo, se encargará de la evaluación y la propuesta de los llamados procedimientos administrativos comunes, como son el acceso a la actividad, la revocación de autorizaciones y la adquisición de participaciones significativas.

   Entre las tareas que no se traspasan al BCE se incluye la supervisión de entidades que no son bancos en el sentido estricto (Sareb, sociedades de tasación, establecimientos financieros de crédito...), la protección al consumidor, las facultades de resolución, las tareas en el desarrollo de la regulación bancaria y la potestad sancionadora.

Para leer más