26 de noviembre de 2020
24 de agosto de 2012

Economía/Finanzas.- El BCE estudia fijar rangos de rentabilidad para actuar en los mercados de deuda

FRANCFORT, 24 Ago. (Reuters/EP) -

El Banco Central Europeo (BCE) estudia establecer unas bandas objetivas de rentabilidad de la deuda en el marco de un nuevo programa de compra de bonos soberanos con el fin de evitar que los especuladores saquen provecho de su nueva estrategia de intervención en los mercados de deuda, según indicaron a Reuters fuentes del banco central.

El establecimiento de estos rangos es una opción que cada vez cuenta con mayor respaldo entre los banqueros centrales, aunque la decisión al respecto podría no tomarse antes del próximo 6 de septiembre, coincidiendo con la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, apuntaron las fuentes consultadas.

"Es una de las opciones que actualmente se están discutiendo en los grupos de trabajo y que será llevada al Consejo", comentó un funcionario de un banco central de la eurozona bajo condición de anonimato. "Es el acercamiento más probable y también uno de los que podrían tener más éxito".

No obstante, no está clara la amplitud que podría tener esta banda de fluctuación ni cómo podría decidir el BCE cuándo intervenir en los mercados de deuda para rebajar los costes de financiación.

Asimismo, también se está discutiendo si este rango estaría vinculado a los intereses de la deuda o a los diferenciales, la diferencia de rentabilidades entre los bonos de un país y los de Alemania, tomados como referencia de la eurozona.

El presidente del BCE, Mario Draghi, apuntó en la última reunión del Consejo de Gobierno del BCE que la entidad podría retomar las compras de bonos para garantizar la sostenibilidad de la deuda soberana de países como España e Italia, aunque no precisó la manera en la que intervendría la institución más allá de explicar que centraría sus esfuerzos en los plazos más cortos de la curva de vencimientos.

El pasado fin de semana, el semanario 'Spiegel' informaba de que el BCE podría imponer unos límites a los intereses de la deuda soberana, aunque posteriormente un portavoz del banco central desmintió esta información y dijo que no se había tomado ninguna decisión al respecto.